//
estás leyendo...
Gabriela Calderón

Nace una casta política

Gabriela Calderón

Entre 1959 y 1961 se creó en Cuba una casta política liderada por Fidel Castro. Detrás de un sueño de crear una sociedad igualitaria vino la realidad orwelliana de que aunque en esa isla todos son iguales, algunos resultaron ser más iguales que otros.

Hasta el domingo pasado, Cuba era el único país en el hemisferio Occidental que permitía la “reelección” ilimitada. Todos aquellos cubanos jóvenes que luego de la caída de Batista soñaron con participar en la política o en el servicio público solo podían hacerlo si comulgaban con el credo revolucionario.

A los 50 años de la revolución cubana, un discípulo de Castro concretó el domingo 15 de febrero de 2009 una nueva casta política en Venezuela. La diferencia, muy reveladora, entre el método de Castro y su discípulo, Hugo Chávez, es que el segundo lo hizo a través de las urnas y proponiéndole a los venezolanos –sin sonrojarse– que quería gobernar “hasta el 2021 o hasta que Dios diga y el pueblo mande”. En un país donde el oficialismo se ha valido de la infraestructura, recursos y poder del Estado para inducir el voto a su favor y reprimir a la disidencia, esto sí representa una mayor erosión de la libertad política.

Hasta ahí llega lo negativo. El resultado electoral de este último domingo representa la victoria más grande –en números– para la oposición venezolana en los últimos diez años, según El Universal. Mientras escribo este artículo, este diario reporta que con 99,5% de las actas escrutadas 54,85% votaron por el ‘Sí’ a la reelección indefinida mientras que 45,14% votaron por el ‘No’. De manera más gráfica, esto significa que 6,3 millones de venezolanos están reñidos con 5,2 millones de sus compatriotas.

Luis Vicente León, director de Datanálisis, resalta que la oposición “logró mostrarse completa y es muy grande para que le sigan llamando escuálida”, como la suele descalificar Chávez. León agregó que el rechazo a la reelección ilimitada se “autoimpulsó” ya que todavía no aparecen liderazgos claros dentro de la oposición y el oficialismo se valió del voto inducido.

Pese a que el oficialismo alcanzó una ventaja de más de un millón de votos, la socióloga Maryclen Stelling dijo al periódico Tal Cual que Chávez cada vez se verá más obligado a dialogar con la oposición. “Tenemos la necesidad de oírnos”.

Y hay una porción no despreciable de líderes jóvenes que lo saben y no están dispuestos a aceptar reglas de juego que vulneren la democracia. Yon Goicoechea, abogado y ex líder estudiantil, en un editorial para El Universal dijo que “Es inaceptable que conviertan la política en un cuarto sin ventilación, en el que nada entre y nada salga”. Cuando le dije que sentía mucho el retroceso que había sufrido la democracia en su país, me contestó: “De todas maneras pienso que nos espera un futuro mejor. Esta es una carrera de resistencia no de velocidad”.

Espero que lo sepan y lo sientan así muchos venezolanos, particularmente aquellos que aman la libertad y tendrán que luchar para restaurar la democracia y las libertades perdidas en su país.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: