//
estás leyendo...
Walter Spurrier Baquerizo

Patrimonio

Más probable es que una nueva reforma tributaria proponga gravar a los dividendos y no al patrimonio.

Por Walter Spurrier Baquerizo

La política tributaria se basa en dos tipos de impuestos: directos e indirectos. Entre los primeros, a la renta y patrimonio. Los segundos, a las ventas y consumos especiales.

Los expertos discrepan sobre cuáles deben pesar más. Quienes buscan crecimiento económico prefieren los indirectos: mientras menor el impuesto a la renta, mayor el incentivo de una empresa para preferir radicarse en un país en lugar de otro. El paquete de incentivos tributarios fue importante, por ejemplo, para que Intel ponga su fábrica en Costa Rica.

La posibilidad de ganar más y dejar patrimonio a los hijos estimula el emprendimiento y esfuerzo. En todo caso, quien más gana, más consume, y paga más impuestos. Quien ahorra en lugar de consumir sale premiado pagando menos impuestos.

Los que privilegian la igualdad social prefieren gravar la renta, el patrimonio, la herencia. Sostienen que quienes más ganan deben pagar proporcionalmente más, que haya una escala progresiva para el impuesto a la renta. Que es injusto que unos hereden patrimonio y otros no. Los ricos invierten parte de lo que ganan mientras que los pobres se gastan todo y terminan pagando proporcionalmente más impuestos que los ricos.

La diferencia entre una y otra posición no se la explica exclusivamente por la dicotomía liberal-socialista. Ciertamente los socialistas quisieran un impuesto tan progresivo que no permita acumular capital. Pero en cuanto a los liberales, son sólo los de “derecha” los que piensan que el impuesto a la renta debería abolirse.

Los de “izquierda”, donde hay que incluir a los socialdemócratas, están de acuerdo con el impuesto a la renta progresivo.

Rafael Correa y su equipo son socialistas. Con Carlos Marx Carrasco a la cabeza impulsaron cambios legales para tornar más progresivo el impuesto a la renta –la escala llega rápidamente al 35%-, incrementaron el impuesto a la herencia y ahora requieren la declaración patrimonial para hacer seguimiento si alguien aumenta patrimonio más de lo que justifica su renta, así como ocultar bienes (los aretes de la abuela, el Kingman, etc.) el momento de pagar impuesto a la herencia.

Este socialismo está atrás del gran empeño del economista Carrasco para reducir la evasión en este impuesto, tarea en la que ha demostrado gran eficiencia y éxito. El Director del SRI sostiene que la declaración patrimonial que deberemos hacer electrónicamente en mayo y solo para el patrimonio al primero de enero de 2009 no se transformará en impuesto al patrimonio. En entrevista con este Diario indicó que preferiría un impuesto a los dividendos. Lo que hace sentido: para un socialista, nada más aberrante que la renta del capital puro, sin concurso de trabajo. ¿Habrá una nueva reforma tributaria este año.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: