//
estás leyendo...
Dolarización, Economía Asiática, Euro, Moneda Centroamericana, Moneda MERCOSUR, SUCRE

El dólar, el Khaleeji y el Sucre

PABLO GÁMEZ
11-02-2009
http://www.informarn.nl/americas/mercosur/act090211-sucre-khaleeji

¿Es tiempo para el Sucre y el Khaleeji? La crisis financiera internacional y el muy incierto futuro del dólar proyectan el nacimiento de nuevas monedas en el mundo árabe y sudamericano.

Hay un Leviatán que despertó del vientre del neoliberalismo y que se yergue con fuerza desde el estallido de la burbuja inmobiliaria. Hay una inyección de billones de dólares para adormecerlo y hay en la estela cerca de 600 mil empleos perdidos durante el mes de enero en la principal economía del planeta.

La administración de Barack Obama cuenta ahora con casi 830 millones de dólares para cebar la furia de la crisis económica en marcha. También cuenta con un plan para comprar activos líquidos de los bancos por valor de 500 mil millones de dólares.

Ni Obama, ni la Casa Blanca, ni ningún gurú se atreven a decir que el plan diseñado por la nueva administración de Estados Unidos tendrá resultado. Pero de las pocas verdades que se rescatan, una es segura: La burbuja del dólar está también por reventar.

El escenario no tiene nada de apoteósico, de considerarse y detenerse en el análisis que distintas personalidades del mundo de las finanzas están barajando.

Son cada vez más los analistas económicos que como Dean Backer, advierten que “la burbuja inmobiliaria fue la primera que estalló, pero no será la última en esta recesión mundial. Hoy deberíamos estar prestando más atención al inminente estallido de la burbuja del dólar”.

Backer advierte que “la moneda estadounidense está seriamente sobrevalorada desde finales de los 90, y eso ha causado un enorme déficit comercial, que alcanzó su máximo con casi el 6% del PIB nacional en 2006 (900.000 millones de dólares en la economía de hoy). Eso es insostenible. Al final, obligará al dólar a caer a un nivel en el que la balanza comercial esté prácticamente equilibrada”.

A estas alturas de la crisis financiera, es un hecho que la hegemonía financiera que Estados Unidos venía sustentando a partir del dólar fuerte de principios de los ochenta, sufrirá serias y profundas modificaciones.

Ante el abismo financiero que se ha abierto, los inversores están buscando la seguridad y la encuentran en los papeles emitidos por Estados Unidos.

De hecho se podría decir que no hay salida a la problemática financiera actual si no se logra la confianza en el sistema financiero norteamericano.

Pero también hay potencias emergentes involucradas en esta temática si pensamos que los países de Asia poseen el 53% de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos, por citar solamente un ejemplo.

Es un proceso lógico: Si los inversores acuden al dólar en busca de seguridad, eso provoca que éste suba frente a la mayoría de las demás divisas. Su ascenso y las recesiones en la mayor parte del mundo harán que el déficit comercial vuelva a incrementarse.

Sin embargo, una vez que la situación financiera empiece a recobrar la normalidad -de llegar a suceder- los inversores estarán a disgusto con el escasísimo rendimiento de los activos en dólares.

Su éxodo hará que el dólar reanude la caída que había iniciado en 2002, pero esta vez su caída podría ser mucho más rápida. Otros países, sobre todo China, dependerán mucho menos del mercado estadounidense para sus exportaciones y estarán menos interesados en sostener el dólar. Lo mismo está sucediendo entre los árabes y los países sudamericanos.

Y es que tras la continuación del derrumbe de la burbuja inmobiliaria y la caída de la burbuja de la propiedad inmobiliaria para uso comercial, asistiremos al desmoronamiento del dólar.

El Khaleeji
Si depende de Arabia Saudita, Kuwait, Bahrein, Qatar y los Emiratos Árabes, en 2010 nacerá el Khaleeji, una moneda única que como el Euro quiere sustituir a las monedas locales.

El ‘deadline’ es ambicioso. Incluso hace poco tiempo, los estados petroleros del mundo árabe apostaron por crear un consejo económico que debe desembocar en la creación de un banco central. Un tímido primer paso.

Pero los árabes tienen prisa. Salvo Kuwait, el resto de los países del área vienen realizando sus ajustes económicos con base en el dólar, algo que está arrastrando efectos muy negativos en las economías de estos países, debido al bajo valor de la moneda norteamericana.

El problema: Los países calculan sus ganancias petroleras en dólares, mientras que un volumen muy grande de sus exportaciones se produce en euros. Por el bajo valor del dólar, los árabes están enfrentando una inflación alta, casi del 10 por ciento.

Los árabes entienden de economía; su preocupación es real: Quieren darse prisa porque saben que el dólar está sometido a una enorme presión ante los millones que la administración de Barack Obama ha destinado para evitar el desplome de la moneda y de la economía norteamericana.

Pero los cálculos más optimistas señalan que la moneda árabe no podrá nacer hasta dentro de un lapso de cinco a diez años.

Los especialistas advierten que los países deberán atravesar dos largos procesos. Además del proceso político, el económico es que el más importa: Los estados del Golfo tienen enormes reservas en dólares. También tienen enormes inversiones en dólares. Esto tendrán que desmantelarlo, y es algo que deben hacer despacio.

Si los Estados cambian bruscamente sus reservas a euros, por ejemplo, influye de forma directa el valor del dólar. Es decir, los árabes tendrían en sus reservas un valor mucho menor al que tenían con anterioridad.

La Casa Blanca no desea ver en el mapa una moneda árabe unificada, porque minaría de forma directa la permanencia del dólar como moneda internacional.

El Sucre
Los gobiernos sudamericanos, como los árabes, también quieren reforzar sus posiciones frente a la ferocidad de la crisis económica, y para ello aceleran las posibilidades de lanzar el Sucre (Sistema Único de Compensación Regional).

“Desligarse del dólar no sólo proporciona independencia financiera sino que permite reducir el riesgo que actualmente supone tener recursos en la moneda estadounidense”, explica Hugo Chávez, presidente de Venezuela.

“Porque la mayor parte de los dólares que circulan por el mundo no tienen sustento económico”, agrega Rafael Correa, presidente de Ecuador.

“El problema es que la burbuja financiera en torno al dólar estallará en cualquier momento, porque es producto de la maquina que tienen de hacer dólares”, estiman expertos sudamericanos.

A finales de noviembre de 2008, Alí Rodríguez, ministro de finanzas de Venezuela, adelantaba que un comité de expertos del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) preparaba un informe destinado a los jefes de Estado del grupo sobre la viabilidad de una moneda única sudamericana.
Las conclusiones de ese primer análisis serán estudiadas en el corto plazo por Honduras, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Venezuela, Dominicana y Ecuador. Solamente se está esperando una cumbre del ALBA y Petrocaribe para analizar el futuro del Sucre.

Alí Rodríguez señala que “el panorama es la creación de una moneda universal y un Banco Mundial, cuya finalidad es eliminar el uso como patrón de la moneda de un país para calcular el valor de las monedas del resto del mundo. Asumimos la necesidad de crear nuestra propia moneda que refleje las condiciones y que facilite el intercambio dentro de la región latinoamericana y caribeña”.

La moneda sudamericana se llamará Sucre y comenzará a operar de manera virtual, como símbolo de valor para el intercambio del ALBA.

Nuevos modelos
Pronosticar la depreciación de dólar es algo que no requiere de magia negra ni de bolas de cristal; advertir la desaparición del dólar como moneda hegemónica es algo más complejo y exige otro tipo de malabarismos.

En todo caso, que regiones como el mundo árabe y el Cono Sur latinoamericano estudien el nacimiento de monedas para sus bloques respectivos, es un escenario real y su aplicación es algo que se aproxima.
La crisis financiera está despejando nublados que históricamente prevalecían para impedir el impulso definitivo a la “regionalización monetaria”, tanto de árabes y sudamericanos.

El Sucre y el Khaleeji encuentran su inspiración en el Euro, la moneda comunitaria de la Unión Europea. Pero el Euro tuvo su génesis en la United Contable Europea, la cual definía las paridades de las monedas de los distintos países que integran el bloque del viejo continente. Desde la implementación del ECU en 1979 hasta que llegó el Euro en 1999, transcurrieron 20 años.

El proceso de gestación de dos décadas no puede resumirse en un semestre ni dejarse gobernar por el nervio de una crisis que arrasa con todo a su paso. Ha sido éste el pecado constante de la historia de nuestro continente: Tratar de implementar modelos que no le corresponden a su madurez ni momento históricos.

El sino de hoy, sin embargo, obliga a apuestas de cara a un futuro incierto, a partir de la herencia de pasados que no han hecho más que ser una suma de fracasos amontonados y de experimentos fallidos.

Pero cierto es algo: La depreciación del dólar una vez finalizada la crisis financiera originada por la burbuja inmobiliaria, es uno de los peores escenarios a los que se enfrentará la administración de Barack Obama, y su efecto será directo en las economías árabes y sudamericanas.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: