//
estás leyendo...
Pablo Lucio Paredes

Los círculos de la crisis

Pablo Lucio Paredes

Aunque la sabiduría de nuestro Gobierno está por encima de cualquier modesta opinión, aunque su enciclopédico conocimiento sobre la crisis sea profundo y ya tenga en su mente electrónica resueltos todos los problemas del país, quizás al resto de mortales nos sea útil revisar las diversas interrelaciones de la crisis que nos va poco a poco alcanzando.

1) El Gobierno pierde enormes recursos petroleros (no menos de 4.000 millones de dólares), lo que afecta a todos los que hubieran recibido esos fondos: contratistas, empleados, indirectamente otros trabajadores y empresarios.

2) El sector privado pierde fondos similares ya sea por baja de las exportaciones (flores por ejemplo), las remesas o menos préstamos. Son recursos que se evaporan directamente del bolsillo de la gente (remesas) o de los empresarios (exportaciones y crédito). Pero detrás hay una cadena de trabajadores y de otros empresarios que dejan de vender, tener sueldos y empleo, porque los primeros afectados dejan de gastar. Y el Gobierno recibe menos impuestos.

3) Al bajar la circulación monetaria en todo el sistema, el nivel de depósitos de la banca disminuye (por lo menos) en la misma proporción, lo que a su vez disminuye las posibilidades de crédito, que también se ve afectado por otras políticas gubernamentales (como el cuasi congelamiento de los intereses) y porque los deudores se vuelven potencialmente más riesgosos ante la crisis. Se merma pues la liquidez “primaria” en la economía, pero también la secundaria generada por el proceso de multiplicación bancaria depósitos-crédito.

4) El Gobierno trata de restaurar el nivel de liquidez recurriendo a endeudamiento pero encuentra muchas puertas cerradas o apenas entreabiertas por su pésima política frente al mundo financiero. Su principal fuente es el uso de las reservas de ahorro propias (se agotaron en diciembre) o de otros como el IESS. Pero la caída excesiva de las reservas (o el retiro de depósitos estatales del sistema financiero) genera un mayor ambiente de desconfianza y de incertidumbre, con efectos colaterales diversos incluyendo el temor de una desdolarización. Otra alternativa es la reducción del gasto público, pero cuanto más fuerte es, más se frena la economía, aumenta el desempleo y se captan menos impuestos. Lo mismo sucede con la inevitable reducción de importaciones. ¿Recurrir a un aumento de impuestos? No tiene sentido, porque lo único que se hace es transferir recursos entre un sector privado ya golpeado y el Estado, de ninguna manera se incrementa la cantidad de dólares en la economía que es el objetivo esencial.

¿Complicado? Evidentemente. ¿Inmanejable? Para nada, pero el tiempo apremia.

Nota: El Gobierno ha prometido toda la verdad en el caso Chauvin. Ojalá… pero me pregunto: ¿por qué esa investigación no se inició hace casi un año?, ¿por qué fueron callados todos los pedidos en Montecristi de evaluar las sospechas que ya existían alrededor del Ministerio de Gobierno?, ¿dónde está la comisión independiente que el Presidente ofreció en esa época?, ¿quién investigó las computadoras de Reyes aunque sean de origen sacrílego?, ¿por qué se esfumaron testigos como las chicas mexicanas?… ¿Hoy sí?

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: