//
estás leyendo...
Joseph E. Stiglitz

La depresión del hombre de Davos

Joseph E. Stiglitz *

Durante 15 años he asistido al Foro Económico Mundial de Davos.
Generalmente, los líderes que se reúnen ahí comparten su optimismo sobre cómo la globalización, la tecnología y los mercados están transformando al mundo para bien. Incluso durante la recesión de 2001, quienes asistieron a Davos pensaban que la desaceleración no duraría mucho.

Pero esta vez, a medida que los líderes empresariales intercambiaban sus experiencias, casi podía sentirse cómo se iban oscureciendo los nubarrones.

Uno de los oradores captó el ambiente cuando dijo que habíamos pasado del “auge y crisis” al “auge y Armagedón”. El consenso que está surgiendo es que el pronóstico de estancamiento global -el crecimiento más lento de la posguerra- para 2009 que el FMI hizo cuando se convocó la reunión, era optimista. El único comentario positivo vino de alguien quien dijo que los pronósticos de Davos casi siempre son erróneos, por lo que quizá esta vez serán demasiado pesimistas.

Igualmente impactante fue la pérdida de fe en los mercados. En una muy concurrida sesión de intercambio de ideas en la que se preguntó a los participantes cuál era la principal falla que había causado la crisis, la respuesta fue casi unánime: la creencia de que los mercados se corrigen a sí mismos.

El llamado modelo de los “mercados eficientes”, que sostiene que los precios reflejan de forma completa y eficiente toda la información disponible, también recibió duras críticas, al igual que la fijación de objetivos de inflación; la concentración excesiva en la inflación había desviado la atención de la cuestión más fundamental de la estabilidad financiera. La creencia de los banqueros centrales de que controlar la inflación era necesario y casi suficiente para el crecimiento y la prosperidad nunca se había basado en una teoría económica sólida; ahora, la crisis creó más escepticismo.

Si bien nadie de las administraciones de Bush o de Obama trató de defender el capitalismo irresponsable al estilo estadounidense, los líderes europeos hablaron en favor de su “economía de mercado social”, su forma de capitalismo más suave con protecciones sociales, como modelo para el futuro. Además, sus estabilizadores automáticos, mediante los cuales el gasto automáticamente aumentó cuando crecieron los problemas económicos, ofrecían la promesa de moderar la desaceleración.

La mayoría de los líderes financieros estadounidenses aparentemente sintieron demasiada vergüenza para presentarse. Tal vez su ausencia hizo más fácil para quienes sí acudieron dar rienda suelta a su ira. Los pocos líderes sindicales que trabajan intensamente cada año en Davos para que la comunidad empresarial tenga una mejor comprensión de las preocupaciones de los trabajadores estaban particularmente molestos por la falta de arrepentimiento de los líderes financieros. Su llamado a que se devolvieran los bonos obtenidos en el pasado fue recibido con aplausos.

En efecto, algunos financieros estadounidenses recibieron críticas particularmente duras por adoptar aparentemente la postura de que ellos también eran víctimas. La realidad es que ellos fueron los culpables, no las víctimas y fue particularmente insultante que siguieran amenazando a los jefes de gobierno con un colapso económico si no se les daban los gigantescos rescates que exigían.

Peor aún, gran parte del dinero que está llegando a los bancos para que se recapitalicen a fin de que puedan reanudar los créditos está saliendo en forma de bonos y dividendos. El hecho de que en todo el mundo las empresas no estén recibiendo los créditos que necesitan agravó las quejas que se expresaron en Davos.

La crisis plantea preguntas fundamentales sobre la globalización, que supuestamente debía ayudar a distribuir el riesgo. En cambio, permitió que las fallas de Estados Unidos se propagaran por todo el mundo como una enfermedad contagiosa. De cualquier forma, la preocupación en Davos era que habría un alejamiento incluso de nuestra defectuosa globalización y que los países pobres serían los más afectados.

* Profesor de economía en la Universidad de Columbia y ganador del Premio Nobel de Economía en 2001. Project Syndicate

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: