//
estás leyendo...
Gonzalo Chiriboga Cháves

¿Se trata de una crisis ajena?

Gonzalo Chiriboga

Comparte esta noticia Estos iconos son enlaces a sitios web donde los lectores pueden compartir y descrubrir nuevas páginas

Pese a esta dura realidad que afecta al orbe, hay en el país muy poca conciencia de lo dramático de la situación

Por Gonzalo Chiriboga Chaves

chiribog@hoy.com.ec

Mientras se ha dado inicio a un nuevo proceso electoral, que como se ha vuelto costumbre se verá caracterizado por una avasalladora propaganda oficialista, no sujeta en la práctica a escrutinio alguno, la crisis planetaria va adquiriendo visos dramáticos.

Aunque hay toda especie de predicciones acerca de la profundidad de los problemas por los que atraviesa la economía global, las cifras son crecientemente aterradoras.

En Davos se comentó que es posible que la fuerza de la contracción económica deje sin empleo a alrededor de 50 millones de personas.

Ninguna otra catástrofe es capaz de equiparar la magnitud de generar en un plazo tan corto ese nivel de paralización del consumo.

Solo en los Estados Unidos, donde la recesión se dio inicio en diciembre de 2007, se han perdido más de 3 600 000 empleos. Lo más grave es que la mitad de ellos se perdió en los últimos tres meses y tan solo en enero de este año han quedado sin trabajo nada menos que 600 mil trabajadores.

Los anuncios de los grandes conglomerados internacionales sobre la reducción de personal suceden a diario. Pero los Estados Unidos no son sino la cabeza más visible del problema.

Europa, con distinto acento en cada una de sus economías -en conjunto-, tiene problemas muy similares, salvo que van apareciendo con un rezago de pocos meses.

El Japón muestra también una debilidad enorme. Algunas de sus compañías emblemáticas, como Toyota y Sony, enfrentan complicaciones impensadas hasta hace pocos meses.

China que venía creciendo con una enorme inercia, verá claramente frenado su proceso porque con los países de destino de sus exportaciones contrayéndose será imposible que no sufra el impacto general.

Aún una economía importante pero de menor tamaño como Canadá reporta pérdidas de empleo de 160 mil trabajadores en enero.

En la Gran Depresión, a raíz de los años treinta del siglo pasado, el Producto Interno Bruto norteamericano cayó al 50%. Se ha discutido intensamente en el Senado de los Estados Unidos, si el pretendido plan de estímulo a la economía será capaz realmente de surtir efecto y si efectivamente logrará frenar la caída y si podrá echar a rodar al consumo. El PIB norteamericano representa más del 30% del PIB global.

Pese a esta dura realidad que afecta al orbe, hay en el país muy poca conciencia de lo dramático de la situación.

No solo se trata de la caída del precio del petróleo, que con la desaceleración mundial difícilmente recuperará los altos precios.

Es que las exportaciones ecuatorianas dependen de la buena salud de los mercados de destino y de aquélla de nuestros clientes.

El momento crítico de las grandes instituciones financieras a escala internacional, complicará también la liquidez de los clientes externos, y lo más probable es que además el Fisco reducirá de manera importante sus ingresos por Impuesto a la Renta, aranceles e IVA.

La realidad en el Ecuador probablemente se hará presente, tan solo cuando haya culminado el festín electoral…

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: