//
estás leyendo...
Mauricio Pozo

¿Cómo mantener el dólar?

Por Mauricio Pozo Crespo

mpozo@hoy.com.ec

Es tan vigente como antes la mayoritaria preferencia de los ecuatorianos por mantener al dólar como moneda de aceptación general. Es también de consenso nacional el buscar todos los medios necesarios para preservar este sistema cambiario, pues más allá de sus limitaciones y restricciones, el saldo de su aplicación luego de nueve años de oficial introducción es claramente favorable.

Es inconcebible que cualquier economía funcione sin dólares, por lo que no cabe ninguna discusión de incorporar nuevas monedas que compitan contra el dólar, pues esa posibilidad generaría una estampida abrupta de dólares con las consiguientes consecuencias en la estabilidad del sistema financiero y de la economía en su conjunto. Nadie va a soportar, por más afiliado a Alianza País que sea, que le cambien sus pocos o muchos dólares por otra moneda que no sea una que evidencie fortaleza y aceptación internacional. Todo podrá ser, apoyo popular, respaldo gubernamental, pero un golpe al bosillo en las dimensiones de lo que se esperaría con una desdolarización no creo que se produzca sin efectos catastróficos para toda la sociedad. Ese mismo porcentaje de población que hoy respalda al presidente se tornaría en su contra con todo lo que esto pueda representar.

Puede sonar a repetitivo, pero las políticas a adoptarse luego de la crisis del precio del petróleo y la recesión mundial apuntan en una sola dirección: la revisión responsable de las políticas internas y la adaptación de estas a la nueva coyuntura internacional. El Ecuador va a tener que acostumbrarse a vivir con menos de un tercio de los recursos de hace apenas cuatro meses. Si no toma conciencia de esta realidad, va a resultar imposible superar esta encrucijada. Probablemente el país pueda levantar fondos de la seguridad social o de uno que otro prestamista internacional, pero esto solo le servirá para extender la agonía, pues en la práctica estas eventuales ayudas podrán ayudar al Gobierno este primer semestre o, en el mejor de los casos, este año.

Sin embargo, en el año 2010 se presentará nuevamente el problema, es decir, o el país modera su comportamiento a la nueva realidad o, a pesar de lo que busquemos, el dolarización será imposible de mantener.

No existe economía sin moneda. Si los dólares provienen del exterior y la política económica no se encamina a proteger los dólares que circulan en el interior del país y a atraer nuevos dólares, este sistema cambiario tiene simplemente los días contados.

El gasto público debe frenarse hoy día, no después de las elecciones de abril de 2009. La obra pública debe concesionarse al sector privado y los subsidios, especialmente de los derivados del petróleo, deben levantarse de forma inmediata. El Gobierno debe también recuperar, en lo que pueda, la confianza internacional. Si esto no se hace, es imposible mantener la dolarización. Son decisiones difíciles políticamente pero correctas y responsables. Luego, ya no habrá tiempo para rectificar.

Hora GMT: 09/Febrero/2009 – 05:07

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: