//
estás leyendo...
Mauricio Pozo

Huecos gemelos

Por Mauricio Pozo Crespo

En economía, se habla de déficits gemelos cuando un país registra un saldo negativo en la balanza comercial y en el sector fiscal. En el primer caso, el país importa más de lo que exporta; y en el segundo, el gasto público es mayor a los ingresos del presupuesto. Es precisamente lo que ha experimentado la economía de los Estados Unidos en los últimos años. Sin embargo, en la economía del norte se descubren al menos dos grandes diferencias respecto a nuestra situación: no han perdido la opción de imprimir su propia moneda y siguen teniendo la gran virtud de poder atraer, a pesar de la crisis, capitales en gran escala del resto del mundo. Los bonos del tesoro americano constan en los portafolios de inversión de bancos e inversionistas de todas partes del planeta. Esto hace que, a pesar de los déficit anotados, el ingreso de dólares a esa economía le permita cubrir sus desequilibrios comercial y fiscal. Por cierto, esto no quiere decir por ningún concepto que los desbalances no importen, simplemente se muestra que la forma de financiarlos sí es viable.

El Ecuador, por su parte, perdió por infinidad de razones la facultad de imprimir su propia moneda y tiene, lamentablemente, una imagen internacional deteriorada, en buena parte por sus erradas decisiones de no pagar sus obligaciones externas y por imponer la política y los votos por encima de la razón cuando ha tratado problemas con empresas extranjeras radicadas en el país. Esta lectura que hacen de nuestro país en el exterior vuelve casi imposible encontrar con cierta facilidad los recursos financieros necesarios para cubrir los desequilibrios de los sectores externo y fiscal y, peor aún, no tenemos la maquinita para imprimir los billetes verdes, pues no son nuestros.

En un escenario para este año con un precio del petróleo promedio de $30 el barril, lo que a su vez quiere decir un precio internacional del crudo de cerca de $50 el barril, los impactos serían preocupantes. En la balanza de pagos, que mide el saldo entre el ingreso y la salida de dólares, sea por transacciones comerciales o financieras,
el año 2008 habría significado una salida de divisas del orden de los $3 000 millones con un precio de $30 el barril de petróleo. En la realidad, por un precio mucho más alto casi todo el año anterior, se habría registrado una entrada neta de aproximadamente
$1 400 millones.

Para el presupuesto de este año, si el petróleo se parquea en promedio en los mismos $30 el barril, el hueco fiscal sería de alrededor de $2 200 millones, asumiendo, por cierto, el corte de producción de la OPEP, déficit que debería sumarse a los $ 3 200 millones que muestra la profoma anunciada meses atrás que suponía un petróleo de $85 el barril.

¿Cómo vamos a cubrir tales desequilibrios? Les guste o no la palabrita, a ajustarse si quieren que la dolarización subsista.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: