//
estás leyendo...
Uncategorized

Creación destructiva

Por José Samaniego Ponce

A Joseph Shumpeter (economista checo, 1883-1950) se le atribuye el haber introducido el concepto de la “creación destructiva” en la economía. Este término ya había sido utilizado en otros campos como la filosofía, la sociología y la política por pensadores como Bakunin, Nietzsche y Sombart algunos años atrás, pero Shumpeter lo adaptó para explicar la continua dinámica que mueve el desarrollo del capitalismo y que contrastaba con la visión del capitalismo en permanente decadencia de Marx.

En su libro Capitalismo, socialismo y democracia (1913), Shumpeter explica que la creación destructiva es un proceso a través del cual la economía está en constante evolución, cambio y reorganización productiva interna. Este proceso tiene incorporada una fuerza que alimenta la destrucción de viejas técnicas y la aparición de nuevas. “El motor en movimiento que constituye el capitalismo”, dijo Shumpeter, gracias a la competencia que genera la aparición de nuevas técnicas, de nuevas preferencias de los consumidores, nuevas formas de organización industrial, nuevos mercados, nuevos métodos de comunicación y transporte, etc., que promueven el desarrollo, el aumento del empleo, la creación de nuevos productos y servicios; pero a la vez la destrucción de viejas técnicas y métodos de organización.

Años después Einstein recogió el concepto de Shumpeter y lo adaptó a la actitud de las personas, las empresas y los gobiernos. Decía: “No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos… es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”. Muchos pensadores han extendido el concepto de creación destructiva para explicar el desarrollo de la economía, particularizando el hecho de que las crisis económicas, que periódicamente aparecen en el mundo, son los momentos de quiebre en el ciclo económico en que se produce la destrucción de los viejos esquemas de producción y el aparecimiento de nuevas tecnologías.

La crisis que vive la economía mundial en la actualidad ha revivido el concepto de creación destructiva de Shumpeter. Para muchos la crisis financiera actual está destruyendo un conjunto de instrumentos financieros desarrollados en la década de los setenta y ochenta (hedge funds, esquemas Ponzi, titularizaciones, etc.) que crecieron con muy poco control e inmersos en burbujas especulativas gigantescas; está destruyendo organizaciones (el negocio de banca de inversión prácticamente ha desaparecido); está cuestionando actividades (como las de las auditoras); está amenazando a la organización de la actual industria automotriz, etc. Pero la crisis debe crear nuevas empresas, organizaciones renovadas y redimensionadas, un sistema financiero mucho más controlado, con productos más simples, con menos descalces entre activos y pasivos, con procesos de intermediación más transparentes y reales. De la crisis actual deben nacer los gérmenes de una nueva organización económica, eso es la creación destructiva.

samaniego@hoy.com.ec

Hora GMT: 14/Enero/2009 – 05:09

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: