//
estás leyendo...
Economía Ecuatoriana

Ahorro y liquidez

Durante su alocución del jueves pasado, el presidente Correa dijo insistentemente que el ahorro y la liquidez son dos cosas diferentes y que cualquiera que dijera lo contrario era un mentiroso o un ignorante.

Liquidez y ahorro son, en efecto, dos conceptos diferentes pero que -le guste o no al economista Correa- están íntimamente relacionados. Concretamente, los ahorros de una persona, de un país o de una empresa valen por su capacidad de convertirse en efectivo. Mientras más fáciles sean de convertirse en monedas contantes y sonantes, más valiosos serán los ahorros. ¿Por qué? Porque sólo de esa manera los recursos que fueron ahorrados servirán para algo. (Para capear una severa crisis, por ejemplo).

Una persona que tenga mil dólares en una cuenta de ahorros estará en mejores condiciones financieras que otra persona que tenga 10 mil dólares invertidos en una colección de estampillas. La calidad del ahorro de la persona que posee apenas mil dólares es mejor porque puede retirar ese dinero en cualquier momento y darle el uso que considere necesario.

La persona que puso sus ahorros en una colección de estampillas no podrá usar fácilmente ese dinero porque primero deberá encontrar un comprador dispuesto a entregarle 10 mil dólares. Es razonable pensar que ese comprador quiera pagar a plazos y que, por tanto, el propietario de la colección no podrá efectivizar sus ahorros rápidamente. Para pagar todo en ‘cash’ ese comprador tal vez quiera una rebaja y pagar 5 en vez de 10 mil dólares, afectando, con ello, el patrimonio del propietario de las estampillas.

El presidente Correa insistió numerosas veces en aquello de que el ahorro no es lo mismo que la liquidez para decir que no ha despilfarrado los abundantes recursos petroleros que recibió durante sus dos primeros años de gobierno. La plata del petróleo ha sido invertida en numerosos proyectos, aseguró el Mandatario. El hecho de que no haya liquidez no significa que no haya existido ahorro, explicó.

Si aquello es cierto, entonces la situación financiera del Ecuador se parece a la del señor que posee 10 mil dólares en estampillas: tenemos ahorros pero no podemos usarlos para solventar la crisis. ¿Podría calificarse esto como un buen manejo fiscal?

Siguiendo este razonamiento se hace aún más evidente la importancia de reducir el gasto público. Es la única manera de recuperar liquidez para destinarla a fines más prioritarios. Por ejemplo, subir en 10 dólares el salario del Magisterio -como hizo el Gobierno en días pasados- para evitar protestas de ese sector no es lo más indicado en este momento.

El problema inmediato que debe resolver el país consiste en no quedarse sin dinero para seguir operando. Ahorrar en activos líquidos es lo que necesitamos hacer.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: