//
estás leyendo...
Willington Paredes Ramírez

Keynes en Guayaquil

Willington Paredes Ramírez

No es cuento ni obra de la imaginación. Keynes está en Guayaquil desde hace rato. No tienen que imaginar al economista inglés recorriendo sus calles. El sanador y reactivador del capitalismo depresivo y exorcista de sus crisis está radicado y visita las calles de Guayaquil desde hace 15 años. No lo invitaron los presidentes de ese tiempo ni los ministros de Economía y Finanzas de los equipos económicos. Tampoco las facultades de Economía y Administración de las universidades del país, ni algún partido y organización socialdemócrata. Lo invitó el líder de la centroderecha del país, el difunto Febres-Cordero. Lo continuó haciendo el alcalde Nebot.

Uno y otro, sin ser economistas debieron enterarse que Lord Keynes proponía que el Estado (también los municipios) debe intervenir en la economía para atenuar las tasas de desempleo.

Pues, en la continua obra pública municipal del gobierno local, su proyecto-proceso de regeneración ha hecho que la tasa de desempleo de la ciudad entre el 12 y 15% (la más alta del país, por la alta tasa de migración y crecimiento urbano), descienda y ayude a los pobres. Por eso, Keynes recorre todos los días cada una de las obras regeneradas para comprobar que la intervención del Municipio, a través de esa obra pública, contribuye a generar empleo y a impedir que el desempleo suba a niveles peligrosos.

Por eso no me llama la atención verlo, con su calva, bigote y elegancia, recorrer el Malecón, el Salado, la Portete, la Venezuela, los Guasmos, la Trinitaria, chequeando la obra municipal de regeneración urbana que sigue combatiendo el desempleo. Tampoco me llama la atención verlo detrás del proyecto de inserción laboral de jóvenes ex pandilleros que impulsa la humanista Nelsa Curbelo y que apoya monetaria y materialmente la Alcaldía de Nebot. Keynes también le sugirió a Nebot que impulse las transformaciones espaciales de la Playita y las piscinas populares de “Viernes Santo”, en el Guasmo y Puerto Hondo, para convertirlos en sitios turísticos que den empleo, en la regeneración y en los sitios acondicionados. Esos son espacios de pobres y ahí pueden ir los pobres para reactivar la economía de los pobres. ¡Buena sugerencia Mr. Keynes!

También podemos ver y constatar la presencia e influencia de Keynes en la inversión del Municipio en los proyectos de salud, educación (libros y reparación de escuelas), provisión de computadoras para cualificar la mano de obra y mejorar las condiciones de inserción laboral.

Por eso, cuando voy a la terminal y veo los centenares de albañiles que trabajan en la regeneración de la Av. de las Américas; y cuando visito el Guasmo, sigo viendo albañiles trabajando, también veo a Keynes. Y cuando visito las piscinas de Viernes Santo y veo la distracción y la ocupación que se genera me lo imagino al inglés dándose un “cuchi” para constatar que es realmente cierto que sus ideas son aplicadas por el Municipio en la regeneración reactivadora del empleo local.

paredesw@granasa.com.ec

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: