//
estás leyendo...
Jorge Vivanco Mendieta

“Papeles de la deuda”

Jorge Vivanco Mendieta

El Presidente de la República, con ese espíritu entre festivo y estigmatizador que utiliza en la tarima, particularmente los sábados, reparte acusaciones al boleo; parece que no le importa que luego sean desvirtuadas. En una intervención acusó al economista Abelardo Pachano, gerente de Produbanco, de poseer “papeles de la deuda externa”, dando a entender que ese era motivo para descalificarlo. De inmediato el señor Pachano refutó al mandatario: “No he usufructuado ni vivo de la deuda pública. Nunca he tenido un centavo de ella. Y el banco que dirijo tampoco”, expresó.

He aquí cómo el Presidente de la República considera que es infamante comerciar con papeles de la deuda externa. Y ese es un error. ¿Para qué se emiten papeles o bonos, los llamados títulos-valores? Para negociarlos, de modo que quien adquiere esos papeles o comercia con ellos está cooperando con los fines del emisor. Mas, en la práctica algunas veces la tenencia de esos papeles impulsa a sus dueños a influir en favor de sus intereses y aún a ejercer presiones indebidas.

En otras palabras, no es lo malo tener papeles, lo malo es especular indebidamente con ellos; y sobre todo prestarse a la intermediación especulativa, valiéndose de las funciones que desempeñan.

Así llegamos a la parte neurálgica del problema: el Presidente de la República declaró que no pagaría cierto tramo de la deuda externa considerada ilegal e ilegítima; luego dijo que iba a presentar a los tenedores de papeles de esa deuda una propuesta para renegociar. Cuando declaró que no iba a pagar, los papeles de la deuda cayeron bruscamente; y cuando anunció que iba a presentar una propuesta “renegociadora”, esos papeles se revalorizaron. De ahí los opositores del Gobierno deducen que este está especulando con esos papeles.

Se ha creado alrededor de la deuda externa una leyenda negra, y con razón, porque la historia del endeudamiento externo tiene aspectos más que sospechosos, pues no vemos prácticamente en qué se han empleado préstamos, salvo contados casos, como las obras eléctricas y algunos planes viales. El gran porcentaje de esa deuda, ¿qué se hizo? Allí está la causa de las suspicacias.

Además, sostener que la tenencia de papeles de la deuda externa es per se ilícita o vergonzosa, es una falsedad que ha sido utilizada como arma política, no solo por este Gobierno, sino por los anteriores; y no únicamente por gobiernos, sino también por sectores políticos, no lo correcto. Lo que pasa es que en el actual régimen, la acusación es muy repetida. Si quiere acusar el Presidente de la República de esto, que lo haga con bases para que no sea refutado con tanta facilidad.

Mejor sería que el Gobierno medite con seriedad sobre la forma en que ha tratado el asunto de la deuda externa y las decisiones tomadas en forma tal que han dado como resultado la especulación.

vivancoj@granasa.com.ec

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: