//
estás leyendo...
Economía Mundial

El plan de estímulo económico

Varios elementos positivos tiene el programa fiscal anunciado por la Presidenta la noche del lunes. No cabe duda de que hay en él elementos que ayudan a estimular la demanda agregada y que, por consiguiente, tienen el potencial de contribuir a amortiguar en algo la desaceleración económica. Pero también contiene medidas sin impactos evidentes sobre la actividad económica y otras que dependen de una dudosa capacidad del Ejecutivo para satisfacer los objetivos encomendados.

El plan tiene un costo de USD 4 mil millones, financiado con un aumento del gasto público y una reducción transitoria de los ingresos fiscales. El primero de estos factores descansa en los mayores ingresos estructurales generados por la depreciación del peso y una reducción transitoria del superávit estructural, desde 0,5 a 0 por ciento del PIB. Los recursos que se desembolsen a través de esta vía representan alrededor del 73 por ciento del costo del plan. El resto son aportes de capital a Codelco y Corfo.

Una de las medidas más apropiadas para enfrentar las dificultades de este año es la creación del subsidio a los ingresos del trabajo para los jóvenes entre 18 y 24 años. Son ellos los que habitualmente sufren las mayores tasas de desempleo y los que tienen más dificultades para encontrar un trabajo. El subsidio premia no sólo su esfuerzo laboral, sino que también reduce los costos de contratación de los empleadores y por lo tanto crea un incentivo a estos efectos.

Ahora bien, los beneficiarios representan un grupo muy acotado y es una lástima que el programa no sea más extendido. Por ejemplo, podría incluir a las mujeres, quienes también tienen dificultades para acceder al mercado del trabajo. Esto, sobre todo a la luz del escaso impacto esperado de algunas medidas sobre la actividad económica y el empleo.

Entre las iniciativas que cabe destacar, se encuentra la eliminación transitoria del impuesto de timbres y estampillas para 2009 y una reducción a la mitad para el primer semestre de 2010. Ello quita una distorsión en el mercado del crédito y constituye un estímulo a la inversión y al consumo privados.

También debe destacarse la reducción transitoria de los pagos provisionales mensuales que dotará de mayor liquidez a las empresas del país. Parece positivo, además, que la reducción sea mayor para las pequeñas y medianas empresas que siempre tienen más dificultades para acceder a financiamiento. El bono especial de 40 mil pesos por carga -para las familias que reciben el subsidio único familiar por una sola vez en marzo- es una medida loable. Probablemente en los meses de marzo y abril la crisis se dejará sentir con fuerza y dotar de una protección en ese momento a las familias más necesitadas es una iniciativa apropiada.

El Mercurio, Chile, GDA

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: