//
estás leyendo...
Dolarización, Moneda Centroamericana, Moneda MERCOSUR, SUCRE

Moneda latinoamericana

Por Mauricio Orbe G.

La idea de una moneda latinoamericana ha rondado últimamente por la mente de más de un presidente de la región. Sin duda, aunque el planteamiento en términos de política comercial y económica puede resultar muy atractivo, la implementación de una política monetaria supranacional es muy compleja.

Basta con revisar la experiencia europea de integración para darse cuenta de la complejidad del proceso y del tiempo que lleva a una región adoptar una moneda común. En América Latina, la realidad es totalmente distinta, pues ni siquiera en términos comerciales se ha logrado una integración exitosa.

Las experiencias de integración latinoamericana, aunque importantes, han carecido de un ingrediente crucial que es la voluntad política de poner en marcha una política supranacional. La razón: porque los ofrecimientos populistas y la planificación de corto plazo son, todavía, muy comunes en la región. Es por ello que para muchos países latinoamericanos, incluso el pertenecer a determinado bloque, es todavía tema de discusión.

Según la teoría económica, el proceso de integración, a través del cual es posible la adopción de una moneda común, es la unión económica, para lo cual, un grupo de países debe superar con éxito una serie de requisitos, entre ellos el libre movimiento del capital y el trabajo a través de un mercado común y la adopción de políticas monetarias y fiscales comunes.

Para citar el caso más cercano al Ecuador, la Comunidad Andina de Naciones (CAN), después de un proceso de integración de prácticamente 30 años, pareció resquebrajarse con la reciente salida de Venezuela. La adopción de políticas comunes, solamente en el área comercial, ha sido un tema muy complejo para el bloque andino, tal es así que, hasta el momento, no se ha logrado una verdadera integración.

La experiencia más exitosa de un proceso de integración es, sin lugar a dudas, el europeo, en donde, después de 40 años de trabajo conjunto, se ha logrado una verdadera integración, no sólo en el ámbito económico con la adopción de políticas económicas comunes, sino también en el ámbito político.

La decisión de integrar las economías latinoamericanas, requiere mucho más que un discurso político y un sueño bolivariano; es necesaria una verdadera orientación común entre los países, a través de la cual se implementen de a poco políticas económicas comunes en base a metas preestablecidas, todo esto bajo el marco de una planificación de largo plazo y no de cada gobierno.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: