//
estás leyendo...
Willington Paredes Ramírez

2009: Welcome Lord Keynes!

En 1929-33, el sistema mundo capitalista tuvo un tsunami económico. Cayeron las certezas, la inestabilidad quebró la ingenua creencia de un mercado con oferta y demanda equilibradas. Cuando parecía que la “segura” socioeconomía se derrumbaba, el economista inglés John Maynard Keynes apareció con su idea y receta salvadora para reconstruirlo.

La depresión productiva y comercial se anudó con el crac de la Bolsa de Valores de Nueva York, pero encontró un terapeuta que trató sus males y achaques. Cuando en 1936, Keynes publicó su Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero, empresarios, economistas y capitalistas de todo color y pelaje dieron loas por él, diciendo: “Welcome Lord Keynes!”. Y él se quedó largo tiempo.

Así el mundo económico, empresarial y estatal capitalista se hizo keynesiano. Gozó de prestigio hasta 1970-80, cuando nuevas realidades económicas mostraron sus falencias. Junto a ellos vino el ejército de Chicago boys, fundamentalistas neoliberales y de las ideas del Dr. Milton Friedman. Socialdemócratas y centristas keynesianos, lo abandonaron. Cayó en desgracia. Ser keynesiano en tiempos neoliberales fue arcaísmo y aberración, teórica y práctica. Pocos neokeynesianos sobrevivieron. Economistas y cuadros de las recetas “técnicas” del FMI, BM, BID, etc., le achicaron el espacio estatal.

También el mundo académico lo repudió. Keynesianos y neokeynesianos consecuentes, como Prebisch, sobrevivieron con dignidad, ética y decencia, recreándolo. Empresarios, gobiernos y universidades abandonaron y repudiaron sus ideas de intervención del Estado para reactivar la economía. Todo estaba bajo la ilusión y delirio mercadorista.

En 2008, luego de mofas y desprecios al keynesianismo, hechos bajo el síndrome del ofertismo y monetarismo neoliberal de gobiernos, líderes y académicos aristócratas y de tontos petulantes, ante la vuelta de la economía de la depresión (así la llama Paul Krugman) que otra vez los capitalistas claman por el retorno de Keynes con sus ideas-propuestas-acciones reactivadoras.

Hoy, universidades, líderes, banqueros, industriales, empresarios quebrados y moribundos piden a Keynes y al Estado salvación. Luego del desprecio, otra vez quieren que venga del más allá y salve al mundo capitalista. Y Keynes vuelve para resolver las cagadas económicas y tramposas acciones que hacen y dejan el mercado y los mercaderes. Ahora, como ayer, su labor es de higiene, profilaxis y exorcismo. Bienvenido Keynes, good bye ofertistas y Chicago boys. El mundo capitalista nuevamente es keynesiano y repite con él: “Es sorprendente el número de tonterías que se pueden creer temporalmente si se aísla uno demasiado tiempo del pensamiento de los demás, sobre todo en economía”. Y que el “caso especial supuesto por la teoría clásica no son las de la sociedad económica en que hoy vivimos, razón por las que sus enseñanzas engañan y son desastrosas si intentamos aplicarlas a los hechos reales”. ¿Cuánto tiempo se quedará?

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: