//
estás leyendo...
Moneda Centroamericana, Moneda MERCOSUR, SUCRE

América Latina se enfrenta a la fortaleza de sus monedas

Los gobiernos de las principales economías de América Latina siguen muy de cerca la evolución de sus monedas, cuyas cotizaciones están influyendo de forma directa en el desarrollo de la actividad del país y, en la mayoría de los casos, de forma negativa. Las divisas con mejor desempeño en la región durante este año están siendo el peso colombiano, que acumula un alza del 17 por ciento hasta situarse en torno a 1,928 por dólar para convertirse en la moneda de mejor desempeño entre las 71 divisas que Bloomberg rastrea contra el dólar, y el real brasileño, que se ha fortalecido un 10 por ciento para colocarse alrededor de los 1,9460 por dólar.

Todo esto se da en un contexto mundial en el que el dólar estadounidense se ha debilitado de forma generalizada en todo el mundo frente a otras monedas, comenzando por el euro y la libra. Son muy pocos los países en donde el dólar se ha fortalecido o, lo que es lo mismo, donde las monedas locales se han devaluado. La lista la integran la rupia de Sri Lanka, el dólar taiwanés, el córdoba nicaragüense, el peso argentino, el peso mexicano y el yen japonés, entre otras.

”Las monedas de América Latina se han apreciado mucho desde comienzo de este año, debido a la fuerte entrada de dólares en la región”, asegura Rafael Pampillón Olmedo, profesor de Economía y Análisis de países de la escuela de negocios española Instituto de Empresa. Este docente señala cuatro motivos por los que entra divisa estadounidense a los países sudamericanos. En primer lugar, apunta al aumento de las exportaciones. “Efectivamente, el auge de la demanda mundial de los principales productos latinoamericanos, desde la soja al café y el hierro, el acero y los textiles, ha impulsado los precios y los volúmenes de las exportaciones latinoamericanas a niveles récord”, explica. Otra de las razones, según Pampillón, se encuentra en “el incremento de la inversión directa proveniente del exterior en un ambiente de crecimiento económico relativamente estable y sostenido”.

A ello hay que sumarle otro motivo: las entradas de capitales ‘golondrinos’ o especulativos que supone también una fuerte entrada de divisas que aprecian las monedas latinoamericanas y deprecian el dólar. “Los principales atractivos de la entrada de este capital son las altos tipos de interés y las alzas en las bolsas. Brasil, Chile y México tienen sus bolsas en máximos históricos”, explica el profesor del IE. Aunque este incremento de la oferta de dólares en Latinoamérica, dice, “refleja confianza en sus economías, está apreciando desgraciadamente el valor de sus monedas”.

Por último, Pampillón apunta a que la fuerte entrada de remesas supone una lógica entrada de dólares. “El envío de remesas es un fenómeno económico de primera magnitud en América Latina que ha experimentado un crecimiento particularmente significativo en los últimos diez años”, recuerda.

Y esta apreciación está produciendo efectos negativos sobre la economía de los países cuya moneda más se ha fortalecido. En el caso concreto de Colombia, “puede decirse que ha perdido competitividad frente a algunos países vecinos, especialmente Chile, Perú, Argentina y Ecuador, en donde la revaluación ha sido menos profunda o incluso ha habido devaluación, como en Argentina, o la economía está dolarizada, como en Ecuador”, asegura César Betancur Cañola, profesor del Área de Economía de la Universidad de Medellín (Colombia).

Competitividad a la baja

La pérdida de competitividad en Colombia se mide básicamente con el llamado Índice de tasa de Cambio Real (Itcr), que compara el peso colombiano frente a las monedas de los 20 principales socios comerciales del país. Si este indicador se sitúa por encima de 100 puntos significa que el país tiene mayor competitividad, pero hoy está por debajo de ese nivel (99,66), lo que evidencia pérdida de terreno en el ámbito internacional. A principios de 2003, ese índice alcanzó a superar los 136 puntos. Por aquel entonces, el precio del dólar rondaba los 2.960 pesos y hoy está en torno a los 2.115 pesos.

Pampillón cree que en líneas generales “un dólar débil desanima la exportación y abarata las importaciones poniendo en peligro el empleo y el crecimiento de la producción de los países latinoamericanos”. El profesor del IE considera que los países más afectados por la depreciación del dólar son aquellos en los que la economía tiene un perfil exportador más pronunciado. “Así las empresas cuyo negocio tenga una alta proporción en dólares, como las petroleras o exportadoras de otras materias primas, se verán más perjudicadas que las que vendan en el mercado local. Por tanto, esta apreciación de las divisas podría socavar la competitividad de América Latina, amenazando los empleos en sectores como el turismo en México, los automóviles en Brasil, la maquila en República Dominicana, la pesca en Perú, o el café en Colombia”, apunta.

Los expertos también creen que no son sólo los exportadores los que se ven perjudicados por la apreciación de sus monedas, también los productores nacionales que venden en el mercado local debido a que las importaciones son más baratas. Los que reciben remesas de emigrantes se ven también perjudicados ya que ahora por cada dólar obtendrán menos monedas en el país de origen.

Aunque la apreciación de las divisas también puede tener una lectura más optimista. “La revaluación también puede ser vista desde el lado positivo, en el entendido de que significa una mayor fortaleza de una moneda frente al dólar estadounidense. En el caso particular de Colombia, la revaluación obedece en gran medida a la mayor inversión extranjera directa. La baja del dólar ha abaratado las importaciones, lo que ha sido aprovechado por el sector productivo para aumentar la inversión en bienes de capital”, expone César Betancur.

Peso colombiano

Los mayores bancos de Wall Street están seguros de que el peso colombiano se derrumbará en lo que queda de año e incluso apuntan que hasta podría borrar la subida del 17 por ciento que ha experimentado en 2007. Merrill Lynch espera que el peso sea la moneda de peor desempeño en los mercados de divisas, perdiendo todo su avance contra el dólar. Deutsche Bank prevé una caída del 10,5 por ciento para mediados de noviembre, mientras que Citigroup espera una caída del 8,9 por ciento para fin de año y Goldman Sachs del 6,3 por ciento.

A pesar de que la moneda colombiana se apreció un 47 por ciento en los pasados cuatro años, otras firmas estadounidenses mantienen que el peso tiene espacio para apreciarse. La neoyorquina Bear Stearns pronostica que el peso avanzará en las próximas semanas antes de terminar el año en 1,950 por dólar. Morgan Stanley predice que la moneda no empezará a debilitarse hasta 2008 y prevé un tipo de 1,850 para finales de este año.

En cuanto al real brasileño, los economistas del país aumentaron su pronóstico sobre el tipo de cambio con el argumento de que el encarecimiento de las materias primas y las atractivas tasas de interés de Brasil contribuyen a mantener las entradas de dólares al país. Según un sondeo del banco central brasileño, los economistas esperan que el real cotice a 1,93 dólares para finales de 2007, frente a los 1,95 reales por dólar previstos anteriormente. “Vemos una apreciación continua en el real”, ha comentado a Bloomberg Pedro Jobim, economista jefe para Brasil de la entidad financiera holandesa ING en Sao Paulo. “La inversión extranjera directa y los flujos bursátiles continuarán”, augura.

El peso de las remesas

Una situación muy diferente a la de Brasil y Colombia se está viviendo en México, donde su moneda, el peso mexicano, se ha fortalecido tan sólo un 0,2 por ciento este año hasta los 10,7847 por dólar, la segunda moneda de peor desempeño entre las más operadas de la región. La única divisa latinoamericana que ha tenido un peor comportamiento este año es el peso argentino, que ha caído un 0,8 por ciento por las compras diarias de dólares por parte del banco central.

Las remesas que los emigrantes envían a su país es la segunda fuente de dólares para México, después de las exportaciones de petróleo, y estás se están viendo frenadas por la crisis que está atravesando el sector residencial de Estados Unidos, lo que está debilitando al peso. La industria de la construcción es la mayor fuente de empleo para los mexicanos en Estados Unidos, ya que representa un 20 por ciento de los trabajos, según datos del banco central de México.

La caída del sector de la vivienda de Estados Unidos está afectando a los trabajadores mexicanos desde Los Ángeles hasta Nueva York, en donde los permisos para la construcción de casas nuevas han bajado un 20 por ciento este año, según la Oficina de Censos. Este hecho se ha dejado notar con fuerza en las remesas, ya que tan sólo han crecido un 3,4 por ciento en el primer trimestre de este año, el menor ritmo en ocho años.

Las transferencias, que totalizaron 23.000 millones de dólares el año pasado, también se han visto afectadas por la campaña del presidente estadounidense, George W. Bush, contra los inmigrantes ilegales. El mandatario republicano aumentó la seguridad a lo largo de la frontera e intensificó la vigilancia a las fábricas que contratan a trabajadores indocumentados a fin de contribuir a obtener el apoyo del Congreso a un proyecto de ley que daría a los inmigrantes ilegales la oportunidad de conseguir la residencia permanente.

Los analistas creen que la bajada en las transferencias empezará a pesar sobre el gasto de los consumidores en México. Casi el 90 por ciento de las transferencias recibidas en este país se destinan al consumo, según el banco central.

Morgan Stanley pronostica que el peso mexicano caerá por segundo año consecutivo por la baja en las transferencias, la disminución de la producción petrolera y el debilitamiento de la demanda de las exportaciones del país. En concreto, pronostica una bajada del 5,4 por ciento hasta los 11,4 pesos por dólar para fin de año. Dresdner Kleinwort, la división de banca de inversión de la aseguradora alemana Allianz, prevé que caerá a 11,19 dólares. El peso se devaluó 1,7 por ciento en 2006.

Crecimiento sostenido

A pesar de la situación de las divisas de la región, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que América Latina crecerá un 4,9 por ciento este año, siete décimas más de lo que había previsto inicialmente. Aunque se ha producido esta corrección al alza de su previsión para la región, el organismo financiero destaca en su último informe semestral ‘Perspectivas Económicas Mundiales’ que Sudamérica avanzará a un ritmo inferior al registrado en 2006, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) real -ajustado por inflación- alcanzó el 5,5 por ciento.

La desaceleración será bastante generalizada, según el FMI, que prevé que afecte a todos los países con la excepción de Brasil y Chile, cuyas economías tendrán este año un comportamiento mejor que el pasado. “Los fundamentales económicos están bien en líneas generales ya que la mayoría de los países han continuado creando políticas macroeconómicas creíbles y han reducido las vulnerabilidades en sus balances”, destacó en la presentación del informe Simon Johnson, economista jefe del FMI.

“En un intento por evitar una mayor apreciación de las monedas latinoamericanas e impedir la entrada en un ciclo de debilidad de la moneda después de los fuertes repuntes actuales, algunos gobiernos, como el de Brasil o el de Colombia, han tomado medidas que pretenden reducir la especulación y ayudar a fortalecer el mercado de divisas. Sin embargo, las monedas apenas han reaccionado a estas medidas y algunas como el real y los pesos colombiano y chileno siguen apreciándose. No son buenas noticias para América Latina”, concluye el profesor del IE Rafael Pampillón.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: