//
estás leyendo...
Xavier Neira

2009: negros presagios

Por Xavier Neira Menéndez

Las difíciles circunstancias que vive la economía mundial -a la que nuestro país no puede ser ajeno, por mas que las autoridades del Gobierno inicialmente hayan tratado de menospreciar su impacto, para luego reconocer que se vienen “tiempos duros”- deben obligar al presidente Correa -quien ya dijo que el efecto mas “dramático” de la crisis es la caída constante del precio del petróleo- a replantear su programa de Gobierno, con mayor razón si tenemos una Constitución que privilegia un modelo económico social y solidario -que mas bien resulta un modelo indefinible por no decir de propósitos desconocidos- basado en el sumak kawsay o buen vivir, ropaje que en realidad encubre un propósito totalitario, ajeno a la tradición ecuatoriana y, lo mas grave, fracasado en donde se lo aplicó, según lo confirma la historia.

Mas allá de la ideología que inspira las decisiones de Estado, un gobernante no puede permanecer ajeno a la realidad que se vive y sobre todo a la muy difícil perspectiva económica que se avizora, particularmente si el presidente Correa -en actitud que aplaudo- ha reiterado su deseo de mantener la economía dolarizada, aspiración que ojalá sea sincera y que solo el tiempo permitirá verificar.

Constituiría, pues, un verdadero contrasentido que ante este anhelo presidencial se insista en aplicar un plan económico inviable que descansa en el rol preponderante de un Estado que se vislumbra económicamente en soletas debido al derrumbe de los precios de las exportaciones petroleras y no petroleras, sensible reducción de remesas y los efectos nocivos que ya causa la moratoria del pago de la deuda. Es decir, tratar de mantener un nivel de gasto incompatible con las posibilidades fiscales. Sería “vivir por encima de nuestras posibilidades”, como acertadamente expresó el experto tributario economista Jaime Carrera en una reciente conferencia, con abundantes estadísticas que confirman su aserto.

Si se revisa el comportamiento de los precios del crudo ecuatoriano en este último semestre, observaremos que de $121,66 que recibimos en junio 2008, hoy recibimos $22. Es decir, nuestro ingreso real por barril se ha reducido en casi $100 en solo seis meses.

El replanteo del programa económico no es otro que el de promover y aplicar la austeridad fiscal, disciplinando el gasto, dejando de lado amenazas y enfrentamientos estériles de los que el país está cansado, restituyendo el clima de confianza para el ejercicio de las actividades empresariales, creando fuentes de trabajo productivo, aprovechando las potencialidades económicas de las que el país hace gala, encontrando en el camino las oportunidades que, aún en tiempos de crisis, sí existen, para lograr el ansiado cambio que el pueblo demanda con urgencia.

El caso de Chile es ejemplar. La presidenta Bachelet, dejando de lado sus convicciones ideológicas y pensando en su país, ha convocado a todas las fuerzas productivas y sociales para unirse y enfrentar en conjunto la crisis mundial. ¿Qué espera el presidente Correa?

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: