//
estás leyendo...
Paul Krugman

La economía de la depresión

J. Bradford DeLong *

Hace un decenio, el premio Nobel de Economía de 2008, Paul Krugman, escribió un librito titulado El regreso de la economía de la depresión. Fue un absoluto fracaso.
La crisis financiera del Asia oriental en el período 1997-1998 fue profunda, pero corta y se remedió aprisa, una vez que el FMI comprendió que el problema no eran unos gobiernos apáticos y el entonces Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Robert Rubin, lanzó en paracaídas los bancos de Nueva York a la economía de Corea del Sur. El hundimiento, poco después, de la burbuja tecnológica en el período 2000-2001 no provocó una depresión, sino simplemente un descenso de la producción tan suave, que solo mereció el nombre de “recesión”.

Ahora Krugman vuelve con una versión revisada y ampliada de su libro y, lamentablemente, no puede ser más oportuno, pues hay muchas más razones hoy que en 1998 para que pensemos en una “economía de la depresión”.

Pero el libro no nos dice a qué sustituye la “economía de la depresión”, conque voy a probar a definir la economía que no es de depresión:

• Se debe dejar la política económica a corto plazo en manos de los bancos centrales y el legislativo y el ejecutivo deben centrarse en el largo plazo y sin meter las narices en las fluctuaciones de un año para otro en el empleo y los precios.

• La prioridad máxima de los bancos centrales debe ser la de mantener su credibilidad como guardianes de la estabilidad de los precios y solo después dirigir su atención al mantenimiento de la economía próxima al pleno empleo, cosa que deben conseguir influyendo en los precios de los activos: hacia arriba, cuando el desempleo amenace con aumentar, y hacia abajo, cuando se cierna una espiral inflacionista.

• Los bancos centrales deben influir en los precios de los activos mediante operaciones normales de mercado abierto: comprando y vendiendo valores estatales a corto plazo a cambio de liquidez y cambiando así el tipo de interés “seguro” y el precio de los activos de larga duración.

• Mientras que los bancos centrales deben estar listos para intervenir a fin de evitar retiradas en masa de depósitos, deben dejar que el sector financiero se administre con poca intervención reguladora, actuando no como carabinas, sino como conductores designados en caso de exceso especulativo.

Esa es la doctrina que, según Krugman, ya no es suficiente para nuestra época y tiene buenas razones para fundamentarlo. Casi todos esos principios están -al menos en la actualidad- violados más que observados.

En la actualidad, la política económica a corto plazo no se puede dejar exclusivamente en manos de los bancos centrales. Entre otras cosas, sus estados financieros no son lo bastante grandes. Como mínimo, los bancos centrales necesitan ahora la asistencia del poder estatal que impone cargas fiscales y concede préstamos.

Además, la prioridad máxima para los bancos centrales no puede ser ya la de mantener su credibilidad como guardianes de la estabilidad de los precios, sino su credibilidad como guardianes de la estabilidad y la salud del sistema financiero. Una vez que se haya logrado ese objetivo más alto, los bancos centrales pueden centrar su atención en intentar mantener la economía próxima al pleno empleo.

Un principio sí que sigue siendo válido: los bancos centrales deben intentar mantener la economía próxima al pleno empleo provocando la subida de los activos cuando el desempleo amenace con aumentar, pero en la actualidad los bancos centrales están influyendo en los precios de los activos mediante un gran número de cauces y procedimientos diferentes de las operaciones normales de mercado abierto: están intentando afectar no solo a los descuentos de duración, sino también a los de riesgo y morosidad y a los debidos a la información.

* Profesor de Economía en la Universidad de California en Berkeley y ex subsecretario del Tesoro de los EE.UU.

Project Syndicate

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: