//
estás leyendo...
Pablo Lucio Paredes

Pablo Lucio Paredes: A este paso, saldremos de la dolarización

Este economista y ex asambleísta hace un recorrido didáctico sobre la crisis financiera mundial y sus consecuencias para el Ecuador. Lo sorprendente: según su análisis, la crisis se dio por la intervención de los gobiernos en la economía y no por la desregulación.

Su primera advertencia fue que no hablaría sobre su futuro político. Ya cumplió con su actividad política durante un año como asambleísta y dice que ya no va más. Pablo Lucio Paredes (52 años) entró en los hogares de la gente con sus explicaciones fáciles de la compleja economía en televisión y a eso se debió su triunfo en solitario en la Asamblea. En esta misma línea, en su tono ameno y accesible, da su versión de la crisis financiera y no hace concesiones al Gobierno en su manejo de la economía.

Lehman Brothers, Morgan Stanley y Merryl Linch eran al capitalismo lo que las estatuas de Lenin al comunismo. Por eso para algunos analistas, entre ellos Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique, la actual crisis financiera es al capitalismo el equivalente de la caída del muro de Berlín para el comunismo. ¿Tú crees que fue un golpe tan drástico?

No, yo creo que nos estamos centrando en el tema bancario, en realidad hay que mirar la película más globalmente. Toda esta crisis surge de desajustes macroeconómicos: los enormes desequilibrios de la economía mundial, en particular de la economía americana, que llevaron a enormes excesos de dinero que incentivaron a actuar mal a los banqueros y el mercado. Hay enormes fallas del mercado generadas por esos incentivos. Cuando se tiene un país extremadamente gastador como Estados Unidos, financiado por los excesos de países muy ahorrativos como la China, hubo flujos de dinero que financiaron y permitieron a Estados Unidos ese gran gasto sustentado en el crédito. Detrás de eso hay políticas macroeconómicas erradas: manejo de tipos cambio y de las tasas de interés que provocaron estos desequilibrios. Antes que fallas de los mercados -obviamente hablo como liberal y defiendo eso- se dieron errores enormes de intervención de los gobiernos que manejan las políticas cambiarias, monetarias y fiscales.

¿De todos los gobiernos o del gobierno de Estados Unidos?
De los gobiernos: de Estados Unidos, de China y de los países europeos, que cuando el dólar estaba cayendo hace unos años decidieron no permitir su caída y compraron enormes cantidades de la divisa.
Si estas crisis financieras se han exacerbado en los últimos 30 ó 40 años es porque desde  esa época abandonamos uno de los principios básicos de cierta estabilidad que era el famoso Patrón Oro. Este sistema le dio gran estabilidad al mundo en el Siglo XIX, donde hubo poquísimas crisis financieras de naturaleza inflacionaria -como la que acabamos de vivir-. El Patrón Oro no permite estas exageraciones monetarias, ni que los gobiernos manipulen el dinero y generen esos excesos. No se quiere hablar mucho de los abusos gubernamentales.

¿Entonces, para ti no es la desregulación total, como sostiene la mayoría de los teóricos, lo que provocó la crisis sino lo contrario?
Fue el abuso de liberalidad de los gobiernos en las políticas fiscales, monetarias y crediticias. Esos excesos generan desincentivos a los agentes económicos. El mercado es un conjunto de seres humanos que toma decisiones, cuando a ese conjunto, a través de políticas gubernamentales inadecuadas, se le genera un entorno donde puede actuar mal, lo hace. Por eso el viejo entorno del Siglo XIX del Patrón Oro, donde los precios no subían sino bajaban era un ambiente donde sólo podías centrarte en el ahorro, el esfuerzo y la productividad, y donde estas burbujas crediticias eran muy difíciles, estabas en un medio muy restrictivo desde el punto de vista monetario.

Otro de los grandes mitos que se derrumbaron con esta crisis fue Alan Greenspan, el presidente de la FED (el Banco Central de Estados Unidos), que durante años estuvo en los altares de la economía como el genio de la bonanza  y ahora es el gran villano. ¿Cómo sucedió eso?
Él fue parte de esta política en la cual Estados Unidos se dedicó a resolver todos los problemas bajando las tasas de interés: la crisis del 87, la burbuja “punto com”, los ataques terroristas del 11 de septiembre. Todo lo manejó con esa fórmula e infló la economía. Cuando hay control estricto en el tema monetario rara vez se dan estas burbujas, y sin ellas quien se beneficia es el ahorrista. Las burbujas monetarias, que las provocan los bancos centrales, benefician a quienes están endeudados.

Sin embargo, este rato la historia parece darle la razón a la izquierda y al premio Nobel de este año, Paul Krugman, quien ha sido el gran crítico de las políticas de George Bush…
Evidentemente la izquierda está feliz con esto, yo también estoy feliz como liberal, porque es el momento de darnos cuenta que las políticas gubernamentales excesivas son las que hay que poner en orden para que los mercados tengan un marco estricto y así funcionen mejor. Krugman ha sido un creyente de la globalización porque ésta permite el crecimiento de la riqueza y él también ha criticado los excesos de la economía de Estados Unidos.

De cualquier forma debemos ir hacia un cambio. El director de la OIT, Juan Somavía, advirtió que en la cumbre financiera mundial se promueva y proteja a las empresas sostenibles. De lo contrario sus predicciones son terribles para 2009: 20 millones más de desempleados, el incremento de 20 millones de personas que viven con un dólar al día y 40 millones de quienes viven con dos dólares al día. ¿Vamos hacia otro tipo de capitalismo?
Para mí no es otro capitalismo sino volver al capitalismo básico liberal, para eso hay que hacer reformas: obligar a los gobiernos a poner orden en sus manejos fiscales, monetarios y cambiarios. El mundo debería buscar un sistema monetario como el Patrón Oro.  Pero creo que vamos a ir a una discusión errada que es centrarse en el tema de regulación bancaria y regular los mercados, y vamos a dejar la puerta abierta a los gobiernos y si ellos continúan con la indisciplina fiscal, en unos años tendremos otra crisis.

La crisis de 1929 benefició a la larga a la extrema derecha, fue la base para que se implantaran el Fascismo y el Nazismo. De hecho en menos de dos meses, en 2008,  en dos países europeos (Suiza y Austria) la extrema derecha llegó al poder. ¿Vamos hacia un incremento del nacionalismo, de la xenofobia y  a cerrar las fronteras?
Políticamente podemos ir hacia muchos extremos, de izquierda y de derecha, se va a culpar de lo sucedido al otro, al extranjero. Pero también vamos a ir a un rediseño del mapa mundial, donde potencias emergentes que han pedido una mayor presencia en los ámbitos internacionales ahora lo van a tener (China, India, Brasil). Es decir profundizaremos el proceso de un mundo unipolar a uno multipolar. Estados Unidos ya no podrá imponer sus visiones en cualquier lado del mundo y los organismos internacionales ya no estarán tan sometidos a ese país.

Los efectos reales de la crisis de 1929 se sintieron sólo seis meses. ¿Cuándo comenzaremos a sentir los efectos en el Ecuador del último “crack”?
Estas crisis se mueven como olas que impactan una sobre la otra. En la crisis del 29, el desempleo en Estados Unidos recién creció en los años 30 (llegó al 25 y 30 por ciento). En la actualidad, esta ola primero se profundizará en los países industrializados hasta el año 2009, acá nos llegará en la misma proporción en que se profundice allá. Me temo, por ejemplo, que el tema de las remesas de los migrantes será mucho más grave de lo que se plantea, se perderá del 20 al 30 por ciento de las remesas, es decir mil millones de dólares menos.

¿Los efectos de la crisis: disminución de remesas, baja de precio del petróleo, menos exportaciones, serán aceleradores para salir de la dolarización?
Si el impacto es más fuerte de lo que pensamos y si el Gobierno persiste en el gasto público para apuntalarse políticamente, vamos a salir de la dolarización. No quiere decir que tengamos que salir, pero el gobierno nos llevará en esa dirección, y con eso al grave problema que tenemos vamos a echarle más dificultades.

Entonces, ¿la crisis puede ser una especie de bendición para el Gobierno porque tendrá a quien culpar de todos los males que nos aquejan, y justificar así que no se puede gastar lo que está previsto en la Constitución?
Está en la esencia del Gobierno acudir al gasto público como insumo político. Creo que va a pasar lo contrario, va a justificarse con la crisis internacional para hacer algo que estaba en su visión y en sus planes: salir de la dolarización. Yo te diría que tenemos suerte, hasta cierto punto, que el precio del petróleo cayó ahora y tan rápido, hubiera sido mucho más grave que nos acostumbremos otro año a vivir del petróleo caro y que luego cayera. Todavía, si las cosas se hacen bien, podemos manejar la situación.
Sin embargo creo que el Gobierno va a seguir gastando, no a este ritmo, pero sí a un ritmo acelerado, creo que el Gobierno va a raspar la olla de todos los recursos que tenga a mano: sacar sus ahorros, sacar del IESS, de los bancos, para mantener el nivel de gasto, y dentro de ese entorno en un momento sacarnos de la dolarización como elemento adicional para “resolver la crisis de los capitalistas”.

También va a querer sacar plata de la minería y ahí habrá un quiebre interno con la izquierda y los ambientalistas…
No le alcanza. La minería es un tema de mediano plazo que no alcanza para paliar esta crisis.

Las bolsas de Latinoamérica cayeron estrepitosamente: Sao Paulo, 56%; Perú, 52%; Colombia, 30% ¿Qué pasará con nuestra bolsa, que era como un bebé que  apenas se quería parar?
Nada. Es como todo en la vida, cuando sales más de tu casa captas más los beneficios de este mundo, pero también te expones a mayores riesgos, si te quedas estás protegido pero con menores ventajas. Los países que se abrieron al mundo captaron beneficios pero se expusieron más a la crisis. Si yo pudiera decidir preferiría que mi país captara los beneficios del mundo, aunque los riesgos sean más altos.

La previsión para 2009 de los países de América Latina que estaban creciendo entre el 6 y el 8% es de un 3%. ¿Cuál será  el futuro para el Ecuador que tenía un ritmo menor?
Creo que este año estamos creciendo entre el 3,5 al 4%, y el crecimiento del Ecuador no va a caer tanto como el de otros países en valores absolutos, y probablemente estaremos con un crecimiento del 1,5 al 2% a no ser que la crisis avance en proporciones increíbles. Caeremos menos que los demás porque hemos captado menos los beneficios del mundo.

¿Es decir que nos benefició ser parroquianos?
Mmmm, de cierta manera… pero si un país creció dos años al 8, y se suma: ocho más ocho más dos, es 18. Nosotros: cuatro, más tres, más dos, totaliza nueve, la suma es menor…

La revista colombiana Semana reporta cómo los millonarios latinoamericanos (Carlos Slim, Julio Mario, Santo Domingo,etc.) perdieron enormes cantidades de dinero con la crisis financiera.
Y no vamos a llorar por ellos…

¿Qué pasa con nuestro millonario estrella, Alvaro Noboa, es un poco más pobre?
No sé qué pase con él. De los otros sí sabemos porque hay transparencia sobre sus transacciones. En todo caso no son pobres.

¿Los programas de inversión social del Gobierno se verán afectados por la crisis?
Se verán afectados. El tema es: del 80% del gasto público actual, ¿el Gobierno lo va a bajar a un nivel razonable o sólo al 40 ó 50%?

¿Qué es razonable para ti?
Hace un mes yo decía: calculemos el presupuesto con petróleo a 50 dólares, cuando el Gobierno lo estimaba en 85. Fui demasiado optimista, el presupuesto lo deberíamos hacer con el petróleo a 40 y gastar en función de eso. Eso significa restricción pero también claridad. No creo que eso suceda.

Wilma Salgado habló que había un déficit de 2 mil millones con el petróleo a 85 y eso le costó el puesto ¿Cuál es tu cálculo?
Con un barril a 50, el hueco sería entre cuatro y cinco mil millones. En 40 hay que sumarle unos 700 millones más.

No alcanza ni quitándole la plata a todo el mundo.
No alcanza, sólo la mitad ya es irracional… La reducción del gasto tiene que ser mayor. Habría que congelar el gasto público a nivel del año 2008. Sino empiezas a caminar hacia al fin de la dolarización, la transición fuera de la dolarización es un proceso muy complejo que va a significar dificultades enormes en la economía que afectará más a los pobres.

Ana Karina López.
Fotos: Soledad Rosales

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: