//
estás leyendo...
Pablo Lucio Paredes

¿Salir de la dolarización?

Por Pablo Lucio Paredes El Universo

Se ha señalado que si bien el Gobierno dice que quiere fortalecer la dolarización, todas sus acciones van en dirección contraria. ¿Es cierto? Estratégicamente sería muy complejo, porque si el Gobierno va a durar 4 años su interés es NO salir de la dolarización ya que el tránsito sería difícil, pero si planifica durar 20 años va a querer abandonar la dolarización porque no cree en ella, y cuanto más rápido mejor.

Recordemos algunos principios básicos para fortalecer la dolarización y qué se está haciendo en cada uno:

* Manejo fiscal estricto y acumulación de fondos extraordinarios. Negativo. El Gobierno está aumentando el gasto (subsidios, corriente e inversiones), y para ello está utilizando aceleradamente los (escasos) fondos petroleros acumulados.

* Flexibilidad en los mercados. Negativo. Hay por lo menos dos ejemplos. Uno real, como es el mercado laboral: el aumento del salario horario en 37% y la prohibición de contratar más del 20% de los trabajadores por horas van en contra de ese principio. Otro en intención, como es el control de tasas de interés y precios en el mercado financiero.

* Apertura externa. Hay dudas, por los anuncios de protección a la industria local y de política arancelaria y de importaciones selectiva.

* Productividad. Quizás positivo, porque se ha anunciado este como uno de los ejes importantes de la acción gubernamental.

Ciertamente quedan dudas, pero solo dudas. La siguiente etapa de reflexión es cómo se puede salir de la dolarización, y si el Gobierno está dispuesto a enfrentarlo. Y solo hay dos maneras.

a) Catastrófica. El Estado tiene serios problemas de caja porque aumentan los gastos y/o caen los ingresos. Y esto se agrava si hay un fortalecimiento del dólar en el mundo. Debe pagar a empleados públicos y proveedores con nuevos sucres (cuya cotización arranca a la par del dólar, 1 a 1), que se los recibe porque no hay alternativa. Parte de esto va a la compra de dólares (en consecuencia la paridad 1 a 1 se rompe enseguida), y parte circula en la economía.

Esto desata el temor de los depositantes de perder sus dólares y una crisis bancaria. El Gobierno lo puede frenar vía algún tipo de congelamiento o prohibición de mover capitales, pero en cualquier caso el impacto es enorme.

b) “Ordenada”. El Gobierno, en un entorno estable y disponiendo de fuertes recursos monetarios (petróleo, IESS, otros), decide desdolarizar la economía porque la considera insostenible en el mediano plazo.

Todo se mueve de la misma manera antes descrita pero con una diferencia importante: como el Gobierno tiene fondos importantes los utiliza para mantener la paridad alrededor de 1 a 1 en el mercado cambiario y evitar así el pánico e incertidumbre, y también para abastecer a la banca con fondos (si los requiere) para atender a los clientes que quieren retirar sus depósitos y así evitar el contagio. Es riesgoso pero puede haber un shock manejable.

¿Qué cree usted que hará este Gobierno?

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: