//
estás leyendo...
Uncategorized

Así solucionaría un Premio Nobel la crisis económica

Las visiones de cinco grandes maestros de la economía: “Es absurdo hablar del fin del capitalismo”, “Las hipotecas subprime son historia”, “El problema no es sólo una cuestión de los mercados financieros” y “América ha exportado su caída a todo el mundo”

La cumbre del G-20 está a la vuelta de la esquina. Dirigentes de todo el mundo se reunirán en Washington para hablar sobre las consecuencias de la crisis financiera global. La revista alemana Spiegel ha preguntado a cinco Premios Nobel de Economía sobre sus visiones del nuevo rumbo que ha de tomar la economía y los consejos que ofrecen a los líderes encargados de solventar estos problemas.

Edmund S. Phelps, Premio Nobel de Economía en 2006 asegura que “es absurdo hablar, como hacen algunos europeos, del fin del capitalismo. Una buena vida requiere de un trabajo que compense y eso precisa de un capitalismo que funcione bien”.

“No hay ninguna cuestión que le haya salido mal a la industria financiera de EEUU. Ha estado comprando hipotecas para empaquetarlas, los bancos las compraron y exportaron al resto del mundo una serie de activos que estaban sobrevaluados por las compañías financieras que las compraban”, apunta Phelps.

“Claramente, no es el interés de la sociedad regular a los ricos, a las empresas capitalistas, las inversiones de los fondos financieros o dirigir los pequeños o nuevos negocios, pero si la sociedad comete estos errores la innovación sufrirá y con ella el trabajo”, concluye.

“Las subprime ya son historia”

El Nobel en 1995, Robert E. Lucas afirma que “las cosas en las crisis financieras pasan rápido y las hipotecas subprime son ya historia”. “La responsabilidad de la Reserva Federal en esta situación es proveer de más dinero, y en este sentido están haciendo su trabajo. El total de la Reserva estaba en 47 billones de dólares en septiembre, 180 billones el 8 de octubre, 329 billones el 22 de octubre y  esto es bueno para los Bancos Centrales”, asegura.

¿Deberíamos nosotros estar preocupados por la inflación? Desde luego. Pero ahora mismo la recesión es el problema más inmediato. Desde mi punto de vista, creo que si en la actualidad la Reserva Federal continúa liderando una política agresiva, nuestras oportunidades de evitar una recesión son mayores que en 1982. Desde este punto, lo mejor que podemos esperar es una repetición de 1930″, concluye.

El mercado inmobiliario

Por su parte, el Nobel de Economía en 1994, Reinhard Selten, pone el acento en que “la crisis tiene sus raíces en la burbuja del mercado inmobiliario americano”. Selten asegura que “el problema no es sólo una cuestión de los mercados financieros, ya que estos mercados son mucho menos estables que otros mercados de bienes”.

“Muchos esperaban que el aumento de los precios inmobiliarios en Estados Unidos iba a continuar de forma indefinida. La gente cree que, debido al aumento de la riqueza, el crecimiento de la población y la escasez de la tierra, los precios de la vivienda sólo podían aumentar. Esta expectativa se ha desvanecido completamente”, señala.

En este sentido, considera que se deben “tomar medidas para garantizar que los reglamentos propuestos sean, por un lado, tan sencillos como sea posible y, por otro lado, que no puedan ser eludidos”. “Por supuesto, las instituciones y medios jurídicos deben aportar el conocimiento necesario para la construcción de dichas normas. Como ocurre a menudo, el diablo está en los detalles”, ironiza Selten.

Reformas para el FMI

El Premio Nobel en 2001, Joseph Stiglizt afirma que “no es de extrañar que en un mundo globalizado no sólo las cosas buenas se mueven más fácilmente a través de las fronteras, sino también las cosas malas. Ahora, América ha exportado su caída a todo el mundo”.

En este contexto, él aboga por una “solución global”. “La falta de coordinación de políticas macroeconómicas, por ejemplo, han contribuido a los problemas de Europa. Cuando el Banco Central Europeo se negó a bajar los tipos de interés a principios de este año, centrado como estaba en la amenaza de la inflación, mientras que EEUU lo hizo, centrado en la inminente recesión, dio lugar a un euro más fuerte. Esto, a su vez contribuyó a la caída de Europa. Ahora, Europa está en recesión”, apunta.

Stiglizt pone el acento en “un nuevo instrumento financiero para ayudar a los países en desarrollo, un gobierno que refleje las realidades de hoy. En el futuro, esta nueva opción podría dar lugar a profundas reformas en el FMI. Un cambio de este tipo debe ser creado rápidamente, pero si los expertos de los ministerios de Hacienda y los Bancos Centrales se prestan a esta nueva institución, se podría en marcha y funcionando en poco tiempo”, asevera.

Una política de centro

Por último, el Nobel de Economía de 1970, Paul Samuelson advierte de que “no hay ninguna alternativa satisfactoria a los sistemas de mercado”. En su opinión, la solución vendría de una política de centro y asegura que “ese debería ser el objetivo de los EE.UU. para 2009 y años subsiguientes”.

“La política pública debe regular (regular racionalmente) la vida empresarial y deben trabajar para estabilizar la macro economía. En el futuro los sistemas fiscales pueden, en un grado limitado reducir los males de la desigualdad”, concluye.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: