//
estás leyendo...
Pablo Lucio Paredes

Un informe ilegítimo

La ilegalidad es una categoría de juridicidad. La ilegitimidad en cambio es más subjetiva, guarda relación con ética, rectitud, objetividad, enfoque correcto, validez de la argumentación y otros. Sobre esa base, es evidente que el informe gubernamental (la comisión es 100% gubernamental) sobre la ilegitimidad de la deuda externa es esencialmente ilegítimo: su composición es sesgada, no analiza períodos de gobiernos afines, no incluye el periodo del contratante (que en buena ética y transparencia debió ser el punto de partida), está lleno de contradicciones, apreciaciones económicas pobres, medias verdades y errores disimulados.

¿Hay verdades? Probablemente, aunque es difícil aclararlas con tantas medias verdades y medias confusiones. Es muy probable que se hayan cometido acciones punibles en materia de deuda externa (desgraciadamente igual que en tanto contrato público, contratado a dedo o con procesos formales). Y ese debió ser el objetivo fundamental de su trabajo. Encontrar esas violaciones, evaluarlas, justificarlas legalmente y presentar ese informe con todos los elementos en manos (no a medias, cuando al Gobierno le convenía). Hubiéramos aplaudido su legitimidad para luego evaluar la legalidad de sus contenidos y sancionar en caso de confirmadas violaciones.

Leyendo el informe, no sabemos qué mismo se debió hacer en materia de deuda. Todo está mal. Contratar deuda y pagarla. Prepagar o pagar a tiempo. Es nefasto pagarla con plata propia, pero también con plata prestada. No es bueno endeudarse cuando se tiene plata ahorrada, pero tampoco lo contrario. Ante tanta confusión, intento un poco de orden:

1)La deuda nace esencialmente porque los gobiernos gastan más que sus ingresos (también se asumió la deuda privada sucretizada pero es una porción minoritaria). Y no recuerdo a los detractores del endeudamiento haberse escandalizado cuando se inició el endeudamiento agresivo al final de los setenta, más bien pedían más gasto público, es decir más deuda, igual que lo hacen hoy. Tampoco apoyaron en Montecristi el poner límites constitucionales al gasto y al endeudamiento estatal.

2)Es una ingenuidad pensar que podíamos dar de baja la deuda con solo no pagarla durante seis años y que el famoso tolling agreement fue para obligarnos a pagarla. Si fuera tan fácil ¿por qué tantos países en el mundo que sufren por el peso de sus deudas, no hacen algo tan sencillo como no pagar durante seis años (¡apenas seis años!)? Los planteamientos del informe son ingenuos, de mala fe o una aplicación de nuestra típica viveza criolla.

3)¿Es malo pagar deuda con deuda? Bueno, la alternativa es pagar con plata propia. ¿No hubiera sido igual de criticado? La última vez que se lo hizo fue en el 2007 (el actual Gobierno): la deuda aumentó en 400 millones de dólares lo que quiere decir en definitiva, porque el dinero es fungible, que pagamos deuda con los recursos que ellos nos prestaron.

4)¿Es malo endeudarse cuando se tiene plata ahorrada? Quizás… ¡pero también sucedió que en el 2007 teníamos una reserva creciente y sin embargo nos endeudamos!

5)¿No aprovechamos los descuentos del mercado? ¿Y ahora que está en 25%?

…Mucha confusión, y una oportunidad perdida.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: