//
estás leyendo...
Economía Mundial

A Chávez le dieron en la madre

Por Teodoro Petkoff

Con los triunfos electorales del domingo en los estados venezolanos de Caracas, Miranda, Zulia, Nueva Esparta, Carabobo y Táchira, que en conjunto reúnen a un poco más de la mitad de toda la población de Venezuela y que son los centros económicos, culturales y políticos claves del país, la oposición venezolana ha dado un enorme paso en el sentido de su fortalecimiento político.

De esta forma, la oposición al presidente Hugo Chávez Frías accede a algunos centros de acción e iniciativa política y administrativa tan significativos, como para que se pueda afirmar que el perfil político de la República de Venezuela ha experimentado una nada desdeñable modificación positiva.

Es un triunfo de la estrategia democrática y electoral, el triunfo de la búsqueda infatigable de un clima de tolerancia y respeto, del empeño en hacer un país que supere la polarización y la división brutal que lo han desgarrado durante tantos años.

Haber ganado en estos estados y en un gran número de alcaldías, incluyendo muchas de capitales de estados y de ciudades importantes, ha sido una derrota de la prepotencia, de la arrogancia, del desprecio por los que opinan distinto, de la política entendida como agresión, insulto y ofensa al adversario.

El presidente Hugo Chávez Frías hizo la noche del domingo pasado esfuerzos inauditos de manipulación para tratar de demostrar que los logros de la oposición no habían sido tales.

El Mandatario no podía ocultar el despecho que en ese entonces lo consumía. Chávez decía que nos iba a dar en la madre. Pues bien, la oposición le dio en la madre: le ganó la capital de la República.

Ya habrá tiempo para interpretar los resultados completos. Por ahora, la capital de la República y el estado de  Miranda, en el cual la mitad de la capital está situada, pasan a ser gobernadas por dirigentes de la oposición.

Zulia, el estado más importante de Venezuela, continúa en las mismas manos y Maracaibo, la segunda ciudad del país, fue recuperada por la oposición.

Ahora veremos si Hugo Chávez es capaz de prescindir de su compulsión excluyente e insultante y puede asimilar la idea de que existe una mitad del país que rechaza el proyecto personalista, autoritario, autocrático y militarista que él encarna y que esa mitad del país le ganó el centro político más importante de la República. El país se lo dijo clarito: respete para que lo respeten.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: