//
estás leyendo...
Editorialistas de Ecuador

¿Otro capitalismo es posible?

Por Floresmilo Simbaña, El Telégrafo

“Ejercitaremos una fuerte vigilancia sobre las agencias de crédito, con el desarrollo de un código de conducta internacional. También haremos regímenes regulatorios más efectivos a lo largo del ciclo económico”. Esta aseveración bien hubiéramos podido asegurar que fue hecha por nuestro Gobierno; pero no, es la declaración novena de la Cumbre de los 20 países con economías fuertes: el G-20. Hablar de regulaciones al mercado en tiempos neoliberales era un privilegio de la izquierda, ahora esta crisis vino a demostrar que algunos progresistas del siglo XXI no están proponiendo nada revolucionario.

“No se trata de una regulación del mercado ni del sistema sino del sector financiero…”

Para los presidentes de los países del G-20, que se reunieron en Washington el 15 de noviembre pasado, con el objetivo de responder a la crisis económica mundial, la regulación de los mercados financieros parece ser la nueva lógica. Pero el documento de Declaratoria de entrada deja en claro que no se trata de una regulación del mercado como tal, ni del sistema en su conjunto, sino únicamente del sector financiero, para ellos: “Durante un periodo de fuerte crecimiento global, creciente flujos de capitales y prolongada estabilidad en esta década, los actores del mercado buscaron rentabilidad más altas sin evaluar adecuadamente los riesgos”, y consideran que las “causas subyacentes de la situación actual fueron, entre otras cosas, las políticas macroeconómicas insuficientes e inconsistentemente coordinadas”. Para estos veinte auto nombrados líderes mundiales, la crisis no tiene nada que ver con las recesiones en varias regiones del mundo, menos con las contradicciones propias del sistema capitalista, solo son consecuencia, según ellos, de una mala aplicación de las políticas, por lo tanto, cualquier respuesta “solo tendrá éxito si se basan en un compromiso con los principios del libre mercado, incluyendo el imperio de la ley, respeto a la propiedad privada, inversión y comercio libre, mercados competitivos y eficientes, y sistemas financieros regulados eficientemente”.

Como para ellos no existen problemas en el sistema, sino políticas mal aplicadas, por lo tanto aquí no ha pasado nada, todo debe volver a funcionar eficientemente. Con tales argumentos intentan reflotar al FMI y al Banco Mundial, que “deberán cooperar para identificar puntos vulnerables, anticipar peligros potenciales y actuar rápidamente”.

Dos cosas quedan claras de esta reunión del G-20: que los Estados seguirán trasladando ingentes sumas de dinero de sus ciudadanos y contribuyentes para salvar a grandes empresas privadas. “Durante los últimos meses nuestros países han tomado medidas urgentes y excepcionales para apoyar la economía mundial y estabilizar los mercados. Estos esfuerzos deben continuar”. Y, dos, que ante la crisis global no admitida, la respuesta debe ser global y que ningún país puede apartarse de la lógica de los poderes mundiales establecidos.

Parece ser que el capital mundial tiene una clara consigna para responder a la crisis: los que estén pensando que la actual crisis mundial nos llevará a cambios fundamentales, ¡olvídense! porque otro capitalismo es posible.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: