//
estás leyendo...
Jorge Gallardo Zavala

Arquitectura

Por Jorge Gallardo Zavala, El Comercio
La crisis de los mercados va a originar cambios profundos en la arquitectura financiera internacional para corregir las fallas que se han presentado. Una de ellas hace relación a la forma de administrar el riesgo por parte de las instituciones financieras.

Las normas adoptadas por Basilea determinan que las instituciones financieras deben tener un capital determinado para cubrir los activos de riesgo. Esta norma se hizo universal, y las autoridades de control emitieron regulaciones en ese sentido.

En una segunda etapa, se aceptó otra norma sustentada en modelos matemáticos elaborados por las propias instituciones para valorar el riesgo. Sin embargo, estos sofisticados modelos partieron de una premisa equivocada al asumir que los riesgos se distribuyen de manera aleatoria; es decir, no tienen una pauta determinada a seguir  y por  lo tanto no existe una relación secuencial entre un hecho y otro.

Esta grave falla conceptual llevó a los bancos a asumir riesgos elevados que cuando fueron reconocidos, los mercados ya habían entrado en serios  problemas de coberturas.

Este tema será incorporado en las próximas deliberaciones para diseñar un sistema mundial de evaluación y cobertura de riesgos que garantice la solvencia de los bancos. Otra de las fallas observadas en esta crisis es la deficiente supervisión y regulación bancaria en los países desarrollados. Esta situación se debió a la falta de transparencia que trae consigo en muchos casos la innovación financiera.

En la nueva arquitectura se tendrá que contemplar la necesidad de que previo a la emisión de nuevos instrumentos financieros estos cuenten con la aprobación del organismo de control, que deberá determinar la forma de su mercadeo, calificación de riesgo y registro contable para que los partícipes de mercado tengan real conocimiento de cómo están estructurados.

Finalmente, las autoridades financieras mundiales deberán reconocer que la llamada autodisciplina y corrección de los mercados falló de largo, por lo cual se requiere de la intervención del Estado para ampliar los controles y las regulaciones para no dejar sectores sin la debida y oportuna  supervisión. Tal es el caso de los fondos de cobertura y de los seguros contra insolvencia que no tienen ningún control y que están en el epicentro de la crisis.

Si algo positivo va a dejar la crisis es la aparición de un nuevo orden financiero internacional en donde el Estado tendrá mayor participación para su adecuado funcionamiento, y las autoridades de control mayor coordinación entre ellas para evitar la internacionalización de las crisis.

La administración y control de los riesgos financieros, la laxitud en la supervisión y regulación financiera, y la falta de transparencia en el  funcionamiento de los mercados son temas que serán abordados cuando se discuta el diseño del nuevo orden financiero internacional.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: