//
estás leyendo...
Walter Spurrier Baquerizo

¿A cuánto el barril?

En julio 11 el precio del petróleo WTI estaba en $ 145,66 y el Ecuador exportó el suyo a $ 123,63. Al escribir estas líneas el WTI está en $ 100,82, pero fluctúa ampliamente; el mercado de futuros apunta a un promedio de $ 100,10 en el 2009.

La última vez que el WTI estuvo en $ 100,10 nuestro crudo se cotizó en $ 85,25. Salta a la vista que la Pro forma Presupuestaria 2009, que se elaboró tomando en consideración un precio de $ 85,4, utilizó el precio promedio que considera el mercado.

Eso es lo que procede del criterio del Gobierno central sobre cómo presupuestar.

Gobiernos anteriores optaron por presupuestar a un precio relativamente bajo y consignar los ingresos adicionales a fondos especiales para recurrir a ellos en caso de un giro adverso en la economía: una caída en el precio del petróleo o un Niño particularmente virulento.

Este Gobierno no cree en esa lógica, sino en gastar todos los ingresos ya que de no haber plata, es posible batirse únicamente mediante el no pago de la deuda. Como dijo el Presidente de la República en Milagro la semana pasada, el hospital que prometió se hará aunque caiga el precio del petróleo.

El presupuesto tiene una válvula de escape: un muy fuerte componente de inversión. De no cumplirse con el precio del petróleo pueden dosificarse los desembolsos de inversión. Pero con eso tampoco coincide el Gobierno, al menos durante la campaña política: la ministra Salgado fue renunciada, según ella explica, precisamente por dosificar los desembolsos por la caída en el precio del petróleo.

Bajo estos considerandos, ¿es viable el presupuesto? Y si lo es, ¿a qué precio de crudo dejaría de serlo? Preguntas difíciles de contestar que se me vienen haciendo insistentemente.

Primero, porque la pro forma solo la han visto los iniciados. Los demás solo sabemos lo que han declarado los funcionarios. De lo que dijo la ex ministra Salgado, de la pro forma inicialmente presentada, se estaban dejando afuera algunos rubros importantes que ella hizo incorporar.
Esta es una práctica común en las pro formas ecuatorianas: en años anteriores incluso se han aprobado presupuestos en los que no se contemplaron gastos inamovibles.

Adicionalmente, es de presumir que la pro forma incluye exclusivamente los compromisos presupuestarios para el 2009 adquiridos hasta agosto del 2008. Por lo tanto no se contemplarían alzas de sueldos de la administración pública, bonos y otros gastos que se decidirán en el último cuatrimestre del año. Hay que incluir el costo fiscal que tendrá la nueva Constitución, valor sobre el cual el Presidente y la ex ministra discrepan públicamente. El gasto corriente del 2009 será muy superior a lo que constará en el presupuesto.

Lo probable es que en el transcurso del 2009 los fondos fiscales que se han acumulado producto del ahorro de los años anteriores y del precio excepcional del crudo en el primer semestre del presente año se destinen a completar la cobertura del mayor gasto. Con lo que el problema se lo patearía hacia adelante y comenzaría a gravitar recién en el 2010.

Tan solo un colapso del precio del petróleo, estimamos, podría causar un problema fiscal en el 2009.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: