//
estás leyendo...
Editorialistas de Ecuador

¿Es la inflación la batalla correcta?

J. Bradford DeLong *

 

La Reserva Federal y otros bancos centrales están sufriendo presiones desde dos direcciones estos días: desde la izquierda, reciben presiones de hacer algo para expandir la demanda y mantener bajo el desempleo global; desde la derecha, los presionan para contraer la demanda y así poner rienda a la inflación.

Se trata de una situación que llama a que ocurran problemas, ya que uno de los dos diagnósticos debe de estar equivocado. Si los bancos centrales del mundo elevan los tipos de interés mientras el problema principal es una demanda global insuficiente, pueden causar una depresión. Si no elevan los tipos de interés cuando el problema principal es la inflación, pueden causar alzas en los precios, aumentando las expectativas inflacionarias y una terca espiral de precios y salarios como la de los años 70, que se puede detener sólo con una depresión posterior más profunda.

Creo que la izquierda está en lo correcto -esta vez- en el núcleo noratlántico posindustrial de la economía global. Las cifras inflacionarias anunciadas son el único indicador de que el aumento de la inflación es un problema, o incluso una realidad. El índice de costo del empleo estadounidense y otros indicadores de salarios nominales de los países desarrollados no muestran una aceleración del cambio. Y las medidas de “inflación dura” tampoco muestran signos de acelerar la inflación.

Estados Unidos vive una crisis financiera causada por las pérdidas hipotecarias que, con una política monetaria ordinaria, generaría una depresión o una severa recesión. En tiempos normales, la respuesta de la Reserva Federal -un estímulo extremadamente monetario- sería altamente inflacionaria. Pero estos no son tiempos normales. De hecho, la política monetaria de la Reserva Federal no ha sido suficiente para evitar una recesión en Estados Unidos, aunque la ha mantenido en un estado tan moderado que muchos dudan si puede calificarse como una bestia real.

La respuesta del Banco Central Europeo ha sido análoga a la de la Fed, pero menos forzosa, con una política monetaria más laxa de lo que se podría pensar que es apropiado considerando el índice de inflación anunciada. Y, también en Europa Occidental, ahora el PGB está disminuyendo.

En pocas palabras, los principales bancos centrales del Atlántico han respondido a la crisis financiera, pero no han sobrerreaccionado. Incluso con sus inyecciones de liquidez, el haber podido evitar caer en la crisis financiera ha eliminado el riesgo de que se produzca una espiral de salarios y precios que habría surgido de lo contrario.
Sin embargo, la inflación va en aumento, y no es de sorprender que aparezca en los titulares noticiosos. Esto refleja tres procesos que han estado ocurriendo. Primero, por el momento al menos, el mundo ha alcanzado los límites de sus recursos, y estamos viendo un cambio en los precios relativos a medida que la economía global responde de manera correspondiente, al hacer más baratos el trabajo y el capital y hacer más costoso el petróleo y otros recursos. El resultado de este cambio relativo es la inflación anunciada.

En segundo lugar, dentro de los Estados Unidos el regreso del dólar a su valor de equilibrio está creando inflación de los precios de las importaciones. Los costos para los consumidores norteamericanos están aumentando y los hace sentir más pobres, no porque se hayan vuelto más pobres, sino porque el patrón previo de desequilibrios globales exageraba su riqueza. El retorno global a un equilibrio es doloroso para los consumidores estadounidenses, y se revela como una mayor inflación anunciada. Pero responder combatiendo la inflación dentro de los Estados Unidos sería enormemente inadecuado: sería mucho más penoso para los consumidores estadounidenses y no tendría objeto alguno.

Finalmente, como han argumentado los economistas Adam Posen y Arvind Subramanian. “La búsqueda unilateral de China de objetivos mercantilistas produce inflación y sobrecalentamiento en el país”. Sin embargo, “los esfuerzos estadounidenses de lograr que China renuncie a estos objetivos suena hipócrita cuando Estados Unidos mismo parece estar optando por un exceso de estímulo… Si el Banco Popular chino y la Fed aplicaran medidas más estrictas en coordinación con la mayoría de los bancos centrales, se silenciaría la mayor parte de las inquietudes locales chinas acerca de la depreciación competitiva”.

* Profesor de Economía en la Universidad de California en Berkeley y ha sido Secretario asistente del Tesoro de EE.UU.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: