//
estás leyendo...
Mauricio Pozo

¿Cómo generar empleo?

Por Mauricio Pozo Crespo

No es el sector público el encargado de absorber puestos de trabajo, es el sector privado el gran captador de empleo. La esfera pública, si se dedica a emplear como uno de sus objetivos, termina abusando del ya obeso aparato estatal y los servicios públicos, lejos de mejorar, empeoran. Más burocracia desmejora la histórica mala calidad del gasto público. Peor aún, si el engrosamiento del tamaño del Estado es por razones políticas o electorales.

La teoría económica del mercado del trabajo y la evidencia que la respalda ha desarrollado dos grandes formas que permiten mejorar el empleo: o se moderniza el mercado laboral haciendo las relaciones trabajador-empleador más flexibles, para que las empresas puedan adaptarse mejor a los vaivenes del mercado nacional o internacional y captar mayor número de trabajadores, o se amplía la demanda de producción nacional para que las empresas puedan contratar mayor cantidad de mano de obra. En el primer caso, las normas en el país lejos de mejorar y modernizarse se han endurecido haciendo imposible más flexibilidad laboral. Cierto es que han existido abusos de malos empresarios que han deteriorado las relaciones laborables y han dado pie para leyes como las actuales, pero no debería haberse juzgado para ellos sino para beneficio de trabajadores y del propio empleo. Ahora el diálogo entre las partes se torna difícil y de mutua desconfianza, y los desempleados, que son los más afectados, definitivamente en estas condiciones no encontrarán empleo.

Mejorar la ocupación con estímulos a la demanda son criterios más “keynesianos” que neoclásicos. Sin embargo, si aumentan la demanda y la oferta no responde, la válvula de escape es con mayor inflación. Incrementos de demanda que busquen mejorar el empleo sin la contrapartida en producción genera más inflación o también puede acarrear fuga de capitales.

Por esto es que se requiere más inversión privada, nacional o extranjera, que estimule la actividad económica y las empresas puedan producir más, sin crecimiento de precios, y contratar más trabajadores.

Si se mantiene el actual ritmo de gasto público, la liquidez crecerá, la baja inversión impedirá más producción y el empleo se va a estancar o va a empeorar con un ingrediente adicional: mayor inflación. Estos conceptos no son nuevos, son principios económicos básicos que deberían conocer y entender las autoridades del Gobierno. Que de un mes a otro baje el desempleo no sirve de nada, pues de forma pareja sube el subempleo y en mayor proporción. El empleo mejora con estabilidad, más inversión, más producción, mayor flexibilidad laboral y más crecimiento económico. Cualquier otro logro será pírrico y transitorio. Por supuesto que esto no se resuelve a corto plazo. No obstante, si persisten en lo mismo, el largo plazo va a tener más desempleados, más desocupados, más migración y más pobreza.

E-mail: mpozo@hoy.com.ec

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: