//
estás leyendo...
Walter Spurrier Baquerizo

Desdolarización

Por Walter Spurrier
Artículo Reproducido de Diario El Universo

Poco antes de ser nombrado presidente del Directorio del Banco Central, Carlos Vallejo, con gran claridad, en entrevista al diario capitalino La Hora, explicó la realidad de la dolarización.

El ingeniero Vallejo, quien desde un principio fue contrario a la dolarización, hoy está dispuesto a defenderla por ser el sistema monetario imperante. Pero observa que la dolarización subsiste gracias al alto precio del petróleo y la plata de los migrantes. Concluye que:
“El momento en que desaparezca el alto precio del petróleo, la plata de los migrantes y una revalorización del dólar, el Ecuador tendrá que pensar en su propia moneda”.

En efecto, la política económica que se sigue no es compatible con la dolarización. Bajo la política económica vigente, el Estado reclama el derecho a señalar los precios de la economía, con el criterio de que el mercado es un buen siervo, pero un mal amo. Y los precios más importantes de la economía son el tipo de cambio y tasas de interés, que no pueden controlarse con moneda ajena.

El punto en que no coincido con el análisis del ingeniero Vallejo es que el momento en que haya que salir de la dolarización sea cuando deja de ser viable. Para entonces, uno ya tiene que haber salido de ella.

Cuando el hoy Presidente de la República era académico y frontal opositor de la dolarización, me tocó intercambiar criterios con él un par de veces. Argumenté siempre que si bien comprendía sus motivos para salir de la dolarización, no había tal cosa como una salida ordenada, como él sostenía, ya que la desconfianza que generaba tal medida podría desembocar en una crisis bancaria. Es como pararse en el proscenio de un teatro repleto y decirles a los asistentes “fuego”, y acto seguido pedirles que salgan ordenadamente.

Solo si hay enorme confianza en la economía local se puede desdolarizar en orden, concluía, implicando que eso muy difícilmente se iba a dar.

Pues desestimé que se den, y en tiempo relativamente corto, esas circunstancias excepcionales que tornan factible que la gente salga del teatro ordenadamente.

¿Necesita el Gobierno imprimir billetes por falta de liquidez, y por lo tanto, debe desaparecer la dolarización? No, el Estado nada en plata. Nunca la chequera de Finanzas ha estado tan gorda.

¿Se requiere devaluar? No, de ninguna manera. El FED, Banco Central de Estados Unidos, está devaluando por nosotros. El Presidente podría decir que necesitamos moneda propia, porque el dólar es muy débil.

Pero la ventana de oportunidad se estaría cerrando: el precio del petróleo, si bien alto, ha perdido todo lo que ganó en los últimos tres meses. El dólar, que ha caído a niveles muy bajos en los últimos días, comienza a recuperar el terreno perdido, mientras la inflación nacional está en 10%, mermando el beneficio de la caída del dólar. Las remesas, que se anticipaba iban a subir fuertemente este año, ahora se teme que puedan caer, producto de la crisis inmobiliaria que viven de manera simultánea Estados Unidos y España, en circunstancias que muchos migrantes tienen empleos en la construcción.

Pero no cabe desdolarizar en temporada electoral.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: